El gobernador de los 1300 funcionarios, los millones en comunicación y apenas 10 “me gusta”

Difunde en las redes

The governor of the 1,300 civil servants, the millions in communication and only 10 “I like it”.

En el día de la Militancia, quedó en evidencia la impopularidad del presidente de un partido de más de 120 mil afiliados.

Que la imagen del gobernador entrerriano, Gustavo Bordet, viene en caída libre desde hace tiempo es innegable. El gobierno provincial ya no sabe cómo mostrar los resultados de las encuestas que encarga, porque hasta las más optimistas revelan números desastrosos.

Pero no solo en las encuestas y en los comentarios en la calle, o en la fila de los cajeros, es irremontable la figura del gobernador, sino que otro indicio de su enorme caída en la popularidad se da en las redes sociales.

El mandatario de una provincia que tiene más de un millón de habitantes, el presidente de un partido político, nada menos que el Justicialista, con más de 120 mil afiliados, el jefe de una planta política de más de 1300 funcionarios, tiene apenas 10 “me gusta” en su más reciente twit.

No fue un posteo cualquiera: se trataba de la publicación con la cual la cuenta oficial del gobernador conmemoraba, en la red social del pajarito, el día de la Militancia Peronista.

La fecha es muy cara a los sentimientos del peronismo, pero ni los hashtags, ni una foto del regreso triunfal de Perón, ni el sentido y evaluado texto sirvieron para darle algunos likes al mandatario, cuyo magro promedio ronda esos 10 me gusta.

En las redes sociales no hay nada más sencillo que darle me gusta a la publicación de algún influencer, de deportistas, actores, mediáticos, faranduleros, periodistas, algún vecino y, claro, los políticos.

Sin embargo, para que el dedo del usuario se pose sobre aquel corazoncito que indica su aprobación al posteo, y su agrado al perfil que lo publica, hace falta justamente eso: que quien está detrás la publicación sea un personaje, si no querido, al menos apreciado por el seguidor que está ante la pantalla.

A pesar de lo sencillo que resulta tener una buena cantidad de likes, el gobernador tuvo una pobrísima cosecha de “me gusta”, una escasísima cantidad de twitteros que pulsaron sobre el corazoncito y una enormidad de usuarios que al ver “@Bordet” en sus pantallas, simplemente siguieron scrolleando, deslizaron el dedo hacia arriba, probablemente con una mueca de indiferencia en sus rostros, o incluso, de desdén.

La pobre performance del mandatario en las redes sociales, a pesar de los millones y millones y millones de pesos que pone uno arriba del otro para su megaestructura comunicacional, denotan la gran apatía y hartazgo del pueblo entrerriano para con Bordet.

Cualquier persona que publica un twit llega a los 10 me gusta en apenas unos segundos, minutos en el peor de los casos, basta solamente con tener una pizca de seguidores, con generar un mínimo toque de simpatía en el resto de los usuarios.

Llamativamente, con Bordet no ocurre eso. En otras palabras: nadie le da bola.

No es para alarmarse, claro. Sobra la literatura acerca de cómo es imposible reflejar lo que ocurre en las redes sociales en la vida real y cómo puede ser muy dañina para la salud y la psiquis la obsesión con lograr los me gusta en las redes.

Pero, que el jefe de 1300 funcionarios, el que gasta millones de pesos en estrategias comunicacionales, el presidente de un partido de 120 mil afiliados, tenga apenas 10 me gusta, dice mucho.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios