Image default

Educación en caída libre: Escuelas sin papel higiénico y funcionarios con 0km

Listen to this article

Education in free fall: Schools without toilet paper and officials with 0km.

Mientras padres y directivos de establecimientos escolares de la provincia pelean por conseguir elementos de limpieza y tienen apuntalados los techos para que no se caigan, los funcionarios del Consejo de Educación gastan la plata en vehículos nuevos

Los niños de hoy, el futuro de la sociedad, son el segmento etario con más pobres en nuestra provincia; son los más castigados, los más postergados y avanzan por la vida con un horizonte de oportunidades cada vez más lejano.

Cerca de un 40% asiste a un comedor mayormente en su escuela; más de la mitad no realiza actividades físicas o deportivas extraescolares; ocho de cada 10 no hacen actividades culturales y artísticas. Más del 50% de los chicos tiene cercenado o está privado de una o más condiciones básicas de vida, como lo son sus derechos: a la educación, a una alimentación sana, el acceso a la cultura, al deporte, a vivir en un ambiente saludable, etc.

Cerca del 46% de niños entrerrianos vive en un hogar cuyo jefe tiene un empleo precario, es desempleado o subempleado que hace changas, pero no tiene remuneración fija.

A pesar toda esta precariedad, son los padres y docentes (que viven situaciones similares) los que apuntalan a la escuela pública, cuando se esfuerzan metiendo mano en sus propios bolsillos para llevar papel higiénico, lavandina, elementos de limpieza para mantener la limpieza de los baños, de las aulas, de las cocinas de cada una de las escuelas.

Son los que se ponen al hombro esa importantísima parte de la educación de los niños ante la inacción de las autoridades de educación de la provincia y de la propia ceguera del gobernador que, en sus propias narices tiene establecimientos escolares que carecen de todos esos elementos.

Pero, como viviendo otra realidad, los funcionarios pareciera que no logran sacias sus ambiciones y, lejos de ocuparse de la realidad diaria de docentes, padres y alumnos, están ocupados en comprarse autos nuevos para ir a ver la miseria.

Así se refleja del llamado a licitación que hace el Consejo General de Educación que dispone de 20 millones de pesos para comprar cuatro automóviles CERO Km.

VEINTE millones de pesos para el confort de los funcionarios mientras en las escuelas no hay ni un rollo de papel higiénico.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Relacionadas

El Gobierno accederá a información de cuentas de argentinos en EEUU e impulsa un blanqueo de capitales

Nova

En la previa al veredicto por Vialidad, CFK arremetió contra la Justicia y anticipó que será condenada

Nova

Decreto: será feriado el día del partido Argentina-Países Bajos

Nova