Desidia en el IOSPER: pacientes oncológicos y con discapacidad denuncian un grave abandono

Difunde en las redes

Laziness at IOSPER: oncological and disabled patients report serious neglect.

Peligra seriamente la continuidad de los tratamientos y los afiliados se preguntan a dónde van a parar los fondos que la obra social compulsivamente les descuenta.

Graves denuncias contra el Instituto de Obra Social de Entre Ríos llegan desde distintos puntos de la provincia y ponen de manifiesto la absoluta desidia y desmanejo del organismo que preside Fernando Cañete.

Por un lado, desde Nogoyá, prestadores de diversos servicios para personas con discapacidad denuncian que el Iosper mantiene profundas deudas con ellos, que se arrastran desde todo el año, por lo que peligra la continuidad de los tratamientos para estos pacientes durante el año próximo.

Por el otro, una docente jubilada oriunda de Concordia viene desde hace años luchando contra el cáncer y contra la desidia de la obra social provincial, que le debe los medicamentos necesarios para tratarse por su enfermedad.

En todos los casos el reclamo coincide en un punto: la obra social realiza compulsivamente los descuentos a sus afiliados, pero a la hora de brindar el servicio, no da respuestas a quienes hacen los aportes, por lo que se preguntan a dónde van a parar esos fondos.

En lo que respecta a las personas con discapacidad, desde Nogoyá se comunicaron con este Portal para denunciar que el Iosper les debe pagos a los prestadores desde enero de este año y a algunos incluso desde el año pasado.

Por ese motivo, las familias temen que a partir de enero del año próximo, es decir, dentro de unos días, los pacientes con discapacidad no puedan continuar con sus tratamientos debido a las deudas del organismo.

Si bien esta denuncia llega desde Nogoyá, casos similares se darían en otros puntos de la provincia, algo que ya fue puesto a conocimiento del público desde el Portal de Ricardo David.

En cuanto a los pacientes oncológicos, se destaca el caso de Teresita Antonelli, una docente de música jubilada oriunda de Concordia, que ha realizado numerosos reclamos contra la obra social para poder acceder a los medicamentos necesarios para su tratamiento.

Por ello, esta semana, un grupo de docentes y amigos de Teresita se hicieron presentes frente a las oficinas de IOSPER Concordia con pancartas y carteles exigiendo que se cumplan los derechos de la afiliada.

Según los presentes, “la obra social que nos tiene cautivos a todos los empleados entrerrianos y que religiosamente nos descuenta mes a mes sus servicios, los cuales dejan mucho que desear a la hora de ser requeridos”.

Ese reclamo coincide en todos los afiliados de la provincia, que en casos lamentablemente muy numerosos deben incluso recurrir a la Justicia para poder acceder nada más ni nada menos que a los servicios que por derecho les corresponden.

En tanto, la desidia y la corrupción en la obra social van en aumento.

Días atrás, fue denunciado penalmente Claudio Moreyra por tener doble sueldo del Estado, uno en el Iosper por casi 60 mil pesos y otro en el Senado entrerriano por más de 123 mil pesos.

Paralelamente, su hermano, Silvio Moreyra, asumió este lunes como gerente general, aunque como intendente de Santa Elena entre 2015 y 2019 quedó debiéndole a la obra social más de dos millones de pesos.

Además, trabajadores del organismo dieron a conocer a este Portal que todos los funcionarios del Iosper percibirían doble sueldo, ya que en el sistema sus haberes figuran con un llamativo “0000”, mientras que los salarios de los empleados rasos están a la vista de todos.

Por si eso fuera poco, mientras una gran parte de las prestaciones están cortadas por las numerosas deudas que mantiene la obra social con los privados, el Iosper abrirá una nueva agencia en el barrio San Agustín de Paraná, que fue tildada por los propios empleados como una agencia de colocación, ya que al frente quedaría el sobrino de Cañete y el hijo de una allegada política.

Así, a la par que los afiliados denuncian la falta de prestaciones, la carencia de medicamentos y peligra gravemente la continuidad de los tratamientos de los pacientes, y con ello su vida, la corrupción en la obra social no se detiene.

Los pacientes y sus familias se preguntan a dónde va a parar el dinero que el Iosper compulsivamente les descuenta a sus afiliados, cuestionan a dónde están los fondos para los medicamentos de quienes además de luchar contra el cáncer y otras enfermedades deben batallar contra la desidia de la obra social provincial, quieren saber por qué, si ellos hacen sus aportes, el organismo mantiene profundas deudas.

Al igual que ocurre con la Caja de Jubilaciones, seguramente los responsables dirán que el sistema es deficitario, pero los entrerrianos ya saben que el motivo por el cual no pueden acceder a prácticas médicas vitales es la corrupción.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

 


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios