Desastre sanitario en los casinos: ¿dónde están el gobernador y las autoridades sanitarias?

Difunde en las redes

Health disaster in casinos: where are the governor and the health authorities ?.

Personal de seguridad privado y de la policía de Entre Ríos garantizaba el ingreso de una multitud al Casino Victoria sin barbijos ni distanciamiento, mientras el gobernador y las autoridades se mantienen en silencio y una ciudad de más de 40 mil habitantes es puesta en riesgo.

Luego de las denuncias de vecinos de Victoria acerca del incumplimiento de protocolos en el casino de esa ciudad, este Portal concurrió hasta el lugar y tomó imágenes realmente indignantes y preocupantes de las las largas colas de gente que se amontonaba para poder ingresar a la sala de juegos de la localidad.

Las filas ocupaban varios metros en los que puede apreciarse que no se cumplen las medidas básicas de prevención del coronavirus, como el uso de barbijo o el distanciamiento social.

Es más, incluso se puede observar que hay personas fumando en medio de la fila.

Todo ello ocurría bajo la mirada de personal de seguridad privada y de la policía de Entre Ríos, que evidentemente contemplaban sin intervenir siguiendo órdenes de superiores.

La situación generó una gran indignación en los vecinos de la ciudad, que suponen que dentro de la sala de juego la cantidad de gente congregada era aún mayor.

La imagen contrasta enormemente con las férreas exigencias del cumplimiento de los protocolos en otros lugares de gestión privada, como restaurantes, gimnasios, bares, y demás establecimientos de privados que, claramente, tienen mucha menor facturación y rédito para los funcionarios que una sala de juegos.

Se estima que en el mes de marzo, solamente en las maquinitas, el Casino Victoria recaudó unos 93 millones de pesos, de los cuales el 70% va para el privado y el 30% para las arcas provinciales, y además habría varios millones de razones para que los funcionarios públicos permitan que las salas permanezcan abiertas a pesar de que son potenciales focos de contagio del virus.

Por otra parte, se evalúa cerrar las escuelas y volver a la educación 100% virtual, a pesar de que todos los miembros de la comunidad educativa, tanto directivos, como docentes y familias, velan celosamente por el cumplimiento de los protocolos para evitar que se dé marcha atrás con la apertura.

Pero mientras las autoridades culpan a las escuelas, las reuniones familiares y demás eventos de ser los lugares de propagación del virus, queda demostrado que son ellas mismas las que permiten que se generen focos de contagio en los casinos, que son un negociado multimillonario entre privados y funcionarios.

Cabe preguntarse, mientras las autoridades hablan del cumplimiento de los protocolos y de las medidas sanitarias para preservar la salud de la población y la capacidad del sistema sanitario, ¿dónde están esas autoridades?

¿Dónde está el gobernador Gustavo Bordet; la ministra de Salud, Sonia Velázquez; la secretaria de Salud, Carina Reh; el titular del IAFAS, Silvio Vivas; la vicegobernadora y jefa política de Victoria, Laura Stratta; la ministra de Gobierno y Seguridad, Rosario Romero, que garantiza con la policía que conduce el ingreso y la aglomeración de personas fuera de protocolos al casino; y demás autoridades provinciales?

Dato para nada menor, ya están todos vacunados gracias al vacunatorio vip provincial.

¿Para dónde miran cuando les llegan estas imágenes que por un lado son una burla para los vecinos y privados que cumplen estrictamente con los protocolos para preservar su salud y la de los demás y, por otro, ponen en riesgo todo el sistema sanitario?

La ciudad de Victoria tiene unos 40 mil habitantes, unos miles pasaron por el casino en el fin de semana, y teniendo en cuenta la velocidad y rapidez de contagio del coronavirus, cabe suponer que el riesgo para gran parte de la población es muy elevado.

Pero, además, hay que tener en cuenta que los casos graves de covid en su mayoría son trasladados a los centros de referencia en Paraná: el hospital San Martín y el de La Baxada, que ya registraron durante esta segunda oleada de casos un nivel de ocupación de las camas de terapia preocupante.

Es decir que, un posible foco de contagios en Victoria no compromete solamente a la ciudad, sino también al sistema sanitario provincial por completo, ya que la mayoría de los pacientes de la costa del Paraná son trasladados a la capital provincial.

Todo esto ocurre no solo con la permisividad sino también con la complicidad de las autoridades provinciales, tanto sanitarias como todas aquellas que tienen poder de decisión en lo referente al juego y a los cuidados con el coronavirus.

Mientras aseguran que se cumplen los protocolos, pregonan por su cumplimiento, imponen medidas y acusan y señalan a quienes las incumplen como si fuera un delito juntarse a comer en familia, permiten que se aglomeren multitudes dentro de una sala de juegos.

Las razones para hacer la vista gorda y avalar que se ponga en riesgo la salud de miles de personas y la capacidad del sistema sanitario son varios millones, con la codicia por sobre la vida de las personas.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios