Denuncian más irregularidades en el IAFAS: planta permanente para 12 parientes y amigos del poder

Difunde en las redes

They denounce more irregularities in the IAFAS: permanent staff for 12 relatives and friends of power.

Ingresaron como pasantes, cuando se vencieron los contratos el gobierno se tomó un año para determinar su situación y resolvió pagarles retroactivamente y con un plus del 50% por productividad, a pesar de que en ese tiempo no trabajaron.

Trabajadores del IAFAS denuncian la particular e irregular situación en que incurrieron las autoridades del organismo y de la provincia con respecto a unos 12 pasantes.

Según comentan los empleados, se trata de 12 estudiantes que estaban realizando pasantías en el Instituto.

Estas personas habrían accedido a las pasantías en 2019 por ser parientes y compromisos de importantes autoridades provinciales, por lo que no trascendieron los nombres.

Sin embargo, sostienen que en diciembre de 2019 se vencían los contratos de los pasantes, estudiantes de abogacía, ciencias económicas y otras carreras, pero parientes y allegados de importantes funcionarios del gobierno.

De acuerdo con los empleados, en febrero de 2020 estos contratos fueron enviados a la gobernación para que desde allí se determinara en qué condiciones quedaban quienes hasta enero de ese año se desempeñaron como pasantes.

Según los trabajadores, con la excusa de la pandemia, el gobierno provincial se tomó un año para responder acerca de la situación de los pasantes, y la respuesta llegó al organismo recién en noviembre de 2020, un año después.

Lo llamativo, afirman los empleados, es que en plena pandemia, con una ley de Emergencia vigente, con contrataciones y aumentos de sueldo suspendidos, la provincia ordenó que los pasantes pasaran a la planta permanente del organismo, que, además, había estado parado durante varios meses por la cuarentena.

Pero allí no se termina la irregularidad, sino que los trabajadores aseguran que la provincia ordenó también que se les pagaran retroactivamente los sueldos correspondientes a todos los meses de 2020, más un adicional del 50% por producción, que se descontará a los trabajadores de IAFAS central para dárselo a los pasantes.

De todos modos, los empleados denuncian que, como se habían vencido los contratos, los pasantes no trabajaron durante todo el 2020, por lo que no les correspondería el pago del sueldo y mucho menos un plus por productividad.

Además, el IAFAS estuvo parado durante varios meses por el decreto de aislamiento primero, y de distanciamiento social después.

Durante ese tiempo, los trabajadores del organismo vivieron situaciones desesperantes ya que cobraban la mitad del sueldo y no percibían códigos que les permitían mejorar sus ingresos.

A pesar de ello, las autoridades continuaban cobrando sus abultadísimos sueldos y la provincia seguía pagando alquileres de lujosas residencias en Paraná para los funcionarios que no las ocupaban, como Silvio Vivas y Guillermo Dubra, que no aparecieron por el organismo durante varios meses y se llevaron millones en concepto de salario.

Más allá de eso, ahora quedarán en planta, y cobrarán retroactivamente 12 pasantes que durante todo el 2020 no trabajaron.

Es más, sostienen los trabajadores que estos nuevos empleados ingresarán como profesionales, por lo que el sueldo que percibirán supera los 120 mil pesos mensuales.

Lo que permitiría esta muy beneficiosa situación para los ahora ex pasantes serían sus apellidos, de renombre dentro del gobierno provincial por conexiones familiares y políticas.

No sería una novedad, ya que algo similar se vio con una familiar del ex diputado y actual titular del Tribunal de Cuentas, Diego Lara, quien hizo designar a su sobrina en el IAFAS en plena cuarentena.

Pero las irregularidades no se terminan allí, sino que los trabajadores denuncian que cada funcionario que llega hace contratar a abogados y contadores como asesores, con sueldos de más de 200 mil pesos cada uno, a pesar de que el organismo cuenta con sus propios profesionales especializados en esta materia.

Se trata de irregularidades que poco a poco van generando un enorme daño al erario público provincial, que presiona cada vez más a los contribuyentes para continuar costeando el despilfarro y la corrupción estructural.

Fuente: el Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios