Corrupción: a Benítez no le cierran los números y pide prórroga para rendir las cuentas de Vialidad

Difunde en las redes

Corruption: Benítez’s numbers are not closed and he asks for an extension to render the highway accounts.

Las cuentas que debe rendir el organismo abarcan obras, viáticos, gastos internos, cajas chicas, contrataciones, compras y todas las erogaciones que efectuó Vialidad durante los períodos mencionados.

La administradora de la Dirección Provincial de Vialidad, Alicia Benítez, inició expedientes para solicitar una prórroga para cumplimentar la rendición de las cuentas del organismo ante el organismo de control de la provincia.

El comentario entre los viales es que a la administradora no le cierran los números, por lo que pidió un período de 120 días más para completar los informes.

Los expedientes a los que pudo acceder este Portal solicitan prórroga para los meses de junio, julio, agosto y septiembre de 2020, pero se estima que lo mismo ocurrirá con octubre, noviembre y diciembre.

Sobre esos seis meses, reina la incógnita acerca de qué sucedió con el abultado presupuesto de la DPV, ya que no se podría justificar el gasto.

Es más, en febrero de este año, este Portal publicó una grave denuncia que aseguraba que en el período 2020 la Dirección Provincial de Vialidad habría subejecutado el presupuesto.

Según el documento al que pudo acceder este medio, de los 700 millones que se recaudaron por el Impuesto Inmobiliario Rural, se ejecutó solamente el 27.74%.

El 72%, unos 449 millones de pesos habrían quedado en caja sin utilizar, aunque se desconocía qué ocurrió con el dinero o quién lo tiene.

Esa gravísima denuncia parece confirmarse con este pedido de prórroga, que pone un velo de duda en cuanto a la transparencia del organismo vial.

Las cuentas que debe rendir el organismo no se limitan solamente a las inversiones para obras, sino que abarcan también viáticos, gastos internos, cajas chicas, contrataciones, compras y todas las erogaciones que efectuó Vialidad durante los períodos mencionados.

Los expedientes para solicitar la prórroga, además se inician en momentos en que trabajadores de diferentes puntos de la provincia denuncian el preocupante vaciamiento de las zonales, que impide que se lleven adelante obras por la falta de funcionamiento de las maquinarias debido a la escases de insumos.

En tanto, los caminos productivos de la provincia están intransitables, totalmente destruidos y sin obras de conservación que permitan volver a ponerlos en condiciones.

Esto ocurre mientras los productores denuncian que, a pesar de los aumentos en los impuestos, les resulta imposible sacar la producción y poder comercializarla debido al pésimo estado de los caminos.

En ese contexto, Benítez, la administradora de Vialidad, a pesar de que el ejercicio 2020 cerró hace casi cinco meses, pide una prórroga para presentar las cuentas del organismo ante el Tribunal de Cuentas.

El órgano de control es presidido tras un polémico concurso por el ex diputado Diego Lara, del sector de la ministra de Gobierno, Rosario Romero.

En su paso por la Legislatura, Lara incrementó notablemente su patrimonio y se negó a dar a conocer los contratos que tenía en la Cámara tras un pedido ciudadano, porque serían escandalosos, como tampoco hizo pública su declaración jurada, para lo cual se basó en una ley de 1953.

El concurso que finalmente puso a Lara al frente del TDC también fue impugnado por tres legisladores de la oposición, que aseguran que la candidatura del diputado “ha sido beneficiada oficialmente por el Poder Ejecutivo durante el proceso concursal”.

Es por ello que quedan serias dudas acerca de cómo son los controles que lleva adelante el organismo de Lara y ahora se da esta solicitud de prórroga que llama sumamente la atención y que dentro del organismo vial se comenta que es para intentar hacer que cierren los números.

El año pasado, la DPV no escatimó en gastos para camionetas, publicidad, y hasta gorros, pero no se vieron grandes obras, con la pandemia como excusa.

Es más, los trabajadores viales denuncian que durante toda la pandemia no hubo insumos para prevenir el covid, como alcohol en gel y sanitizantes, y que ni siquiera hay papel higiénico en los baños.

A pesar de ello, hay 449 millones de pesos que nadie sabe dónde están, que forman parte del multimillonario presupuesto de la DPV

Aunque no se sabe dónde están los 449 millones que deberían haberse destinado a la conservación de los caminos, la DPV todavía no rindió cuentas de los gastos del 2020 y este pedido de prórroga pone muchas dudas acerca del manejo de los fondos del organismo.

Este tipo de manejo de los números, se comenta, sucede también en otros organismos del Estado provincial, algo que sería permitido por los flexibles controles del Tribunal de Cuentas de Lara.

Fuente: El portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios