Burla a los entrerrianos: el papelón del decreto de nuevas restricciones que firmó Bordet

Difunde en las redes

Mockery of entrerrianos: the paper of the decree of new restrictions that Bordet signed.

El apuro del gobernador por no perder los fondos que necesita de la nación puso en evidencia la improvisación del gobierno provincial frente a la pandemia.

El gobierno de Entre Ríos emitió en la siesta de este domingo el decreto N° 895, que lleva la firma del gobernador Gustavo Bordet e implementa nuevas restricciones en el marco de la pandemia por el coronavirus.

Entre las medidas adoptadas, se decidió suspender el dictado de clases presenciales en las ciudades de Paraná y Gran Paraná, Concordia, Colón, San José, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú, lo que causó un repudio generalizado y motivó a que se realizaran marchas espontáneas en esas ciudades para rechazar la determinación.

Pero lo indignante del decreto, más allá de las medidas que contiene, es que pone en evidencia el grado de improvisación y de absoluta falta de respeto para con los vecinos de la provincia.

Es que el gobernador Gustavo Bordet, aparentemente sin leer, firmó un decreto que parece ser un borrador, dado que contiene “comentarios” que no fueron suprimidos, una burla total a los entrerrianos.

El “descuido”, se da en los considerandos del decreto, en donde hay dos aclaraciones entre paréntesis que refieren a ediciones realizadas sobre el texto, que evidentemente fue copiado y pegado de otro decreto.

Un papelón que grafica a la perfección la desidia y la liviandad con la que las autoridades entrerrianas han tratado la pandemia del coronavirus desde su inicio.

Si no hay esmero ni en chequear un par de veces que el decreto que firma el gobernador esté bien redactado, mucho menos se puede esperar que haya interés en poner en condiciones el sistema sanitario, o en establecer un programa para el regreso a la presencialidad en las aulas, ni hablar de un plan de vacunación real de la población y no un vacunatorio vip en el que tienen el privilegio los amigos y allegados del poder.

La urgencia no es excusa para semejante mofa a los entrerrianos: el DNU N°287 al que se hace referencia fue anunciado el pasado viernes 30 de abril, aunque el decreto provincial dice que es del 1° de mayo, otro llamativo “error”. Hasta el domingo, el gobierno provincial tuvo dos días para evaluar las medidas a tomar y, por sobre todo, redactar un documento que no sea un insulto para los comprovincianos.

Pero Bordet sí tiene un apuro muy particular por seguir a rajatabla las medidas que dicta el presidente Alberto Fernández: necesita imperiosamente de los fondos que envía la nación.

En medio de la pandemia, el vacunatorio vip, el colapso del sistema sanitario y demás, no hay que olvidar que el gobierno entrerriano tiene que hacer frente a los compromisos de la deuda de 500 millones de dólares que Bordet contrajo durante su primera gestión, en 2017.

El año pasado, Entre Ríos estuvo al Bordet del default, al convertirse en la primera provincia argentina en ser demandada ante una corte de los Estados Unidos por el incumplimiento del pago de un bono de intereses de más de 22 millones de dólares.

El rescate de la nación llegó a tiempo para evitar un desastre financiero y para lograr un acuerdo con los acreedores, que la provincia deberá pagar hasta 2028, es decir, al menos dos gestiones más luego de que culmine la de Bordet en 2023.

Sin embargo, la provincia sigue dependiendo de los fondos que envía la nación para poder hacer frente a los compromisos corrientes y a los de esta multimillonaria deuda de 84 mil millones de pesos al cambio actual.

Bordet parece haber priorizado esa urgencia por sobre el costo político que sus medidas contra el coronavirus generan en la sociedad entrerriana, harta de los desmanejos y la desidia en el gobierno provincial y que este domingo salió masivamente a las calles a mostrar su repudio.

Con la necesidad de recibir el dinero de la nación a toda costa, Bordet firmó un decreto que es una burla a los entrerrianos, y que pone en evidencia la improvisación y la dejadez del gobierno provincial.

Fuente: El Portal de Ricardo David.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios