Beto Bahl huye del calor y de los cortes de agua de Paraná

Difunde en las redes

Beto Bahl flees the heat and the water cuts in Paraná.

Mientras el conjunto de paranaenses, que puede darse el lujo de vacacionar, lo hace en el país y a través del previaje (por el alto valor del dólar), nuestro intendente eligió como destino a los Estados Unidos.

Un día se marchó. Se fue silbando bajito, haciéndose el distraído. Le dijo a su señora “ya no aguanto el calor de Paraná, Acá no tienen agua en varios barrios, nos vamos a la m.!. Y se “marchó” raudamente, buscando el frío del Hemisferio Norte. “Me lo merezco”, se dijo asimismo.

La Mosca en el tema “Silbando bajito” expresa algo parecido con creatividad literaria: «Por la ciudad de la histeria, Dejando miserias va la vanidad. Hoy que los pueblos unidos han sido vencidos por tanta maldad.”

Superando cualquier obstáculo económico, restricción cambiaria por el cepo, desafiando las tarjetas de crédito, la otra emergencia sanitaria que causa el COVID y no obstante la inflación galopante. Ignorando que “el peso no vale nada” y por lo contrario el valor del dólar por las nubes.

Así es, el hombre que supo manejar los hilos del Senado, no solamente los contratos truchos -causa que asegurarían fuentes judiciales su nombre aparecería en la segunda etapa de la investigación-, si no que también para obtener el empréstito de 500 millones de dólares cuando era Vicegobernador y Presidente del Senado, y que ahora en su nuevo rol de intendente , gestionó nuevamente otra deuda por 600 millones de pesos  (con funcionarios de dobles sueldos, etc.) que supo mandar a trabajar gratis a los vecinos en funciones que les son propia (limpiar el arroyo) y que quiere internas para ser Gobernador.

No sabemos si viaja para hacer una pretemporada política, pelear con Stratta, etc., la interna. Si fue a buscar algunos de esos 500 millones de dólares del préstamo que no sabemos por donde andan, o a gastar dólares en efectivo, que con tan buena gestión de sus ingresos personales pudo atesorar. Quizás se va a consolar que en su propia mesa y en su seccional perdió por lejos, amontonados con sus socios políticos Romero y Halle en la capital, también con el 85 por ciento de los votos en contra, quedando lejísimo del ganador.

O quizás no quiso ser menos que su compañero de fórmula en la otra elección, Gustavo Bordet, que luego de hablar maravillas de las Pasteras y descartando el previaje que tanto promocionó se fue a pasear a Punta del Este, también seguramente portando dólares en efectivo.

No sabemos cuando decidirá volver, pero te contamos que se viaja.

Fuente: El Portal de Ricardo David


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios