Venezuela: El cierre de fronteras por la pandemia lanza a los migrantes al peligro de los mares

Difunde en las redes

Venezuela: The closure of borders due to the pandemic throws migrants into the danger of the seas.

Tras el naufragio de la barcaza en la que iban 25 venezolanos hacia Trinidad  y Tobago, agencias humanitarias y de derechos humanos urgen a los dos gobiernos a  tomar medidas para impedir que contrabandistas y traficantes de personas se apoderen de los migrantes en los peligroso viajes por el mar.

Pese a la pandemia, los migrantes venezolanos siguen saliendo del país como lo han hecho cerca de 80 millones de desplazados y  refugiados durante este año en el mundo, batiendo un récord en éxodos humanos según alertó la ONU hace una semana. Y al encontrar las fronteras terrestres cerradas, los migrantes venezolanos se lanzan por las vías marítimas irregulares. Pero al igual que el Mediterráneo, el Mar Caribe es una ruta azarosa y llena de peligros.

Olga Serrado, portavoz para Venezuela de la Oficina de ONU para refugiados ACNUR, explicó a Radio Francia Internacional que; además de las dificultades propias de la ruta marítima, las barcazas precarias y las difíciles condiciones en las que viajan, los migrantes venezolanos se enfrentan a grupos criminales que trafican con personas y, al llegar a su destino en las islas caribeñas como Trinidad y Tobago, corren el riesgo de la deportación.

“De 500 a 700 personas están saliendo cada de Venezuela por distintas rutas, entre ellas la marítima. Como en este momento las fronteras están cerradas por la pandemia, no existen formas regulares de llevar esas islas. Estas rutas son muy peligrosas porque se llevan a cabo en barcazas que no siempre están en condiciones adecuadas. Hay mucha más gente de la que debería y esas barcas en muchas ocasiones están controladas por redes de trata o por traficantes, lo que implica unos riesgos de desprotección mucho mayores para las personas: hombres; mujeres y niños que inician estos trayectos”, explica.

“Es importante mencionar que en un contexto como el actual de fronteras cerradas por la pandemia es muy difícil tener opciones regulares para salir del país y muchas veces los inmigrantes venezolanos no tienen otra opción más que utilizar pasos informales que están controlados por grupos armados o por redes de trata y tráfico. La exposición a este tipo de grupos lleva a que los riesgos de abuso de explotación, hasta el punto de perder la vida, se incrementen”, señala Serrado.

Además de los contrabandistas y traficantes de personas de los peligros que tiene el viaje por el mar, estos refugiados inmigrantes enfrentan también el riesgo de la deportación. Veinticinco venezolanos fueron deportados el mes pasado desde Trinidad y Tobago en plena pandemia.

“Es importante que los países que están recibiendo refugiados inmigrantes en Venezuela mantengan la salvaguardia de protección, que las personas puedan ser sometidas a un proceso justo; que se analice la situación caso por caso y sobre todo que se mantengan abiertas las vías para dar acceso a dicha protección internacional a las personas que lo necesiten y a los casos con necesidades de protección muy específicas, como pueden ser los niños y mujeres embarazadas”.

En cuanto a la cantidad de venezolanos que buscan refugio en Trinidad y Tobago, la portavoz de ACNUR recuerda que el año pasado las autoridades del territorio llevaron a cabo un registro de las personas venezolanas en el país y llegaron a la cifra de 16.000 personas.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios