Un adolescente murió de peste bubónica tras cazar y comer una marmota

Difunde en las redes

A teenager died of bubonic plague after hunting and eating a groundhog.

El joven era mongol y vivía en la provincia de Gobi-Altai, que fue puesta en cuarentena por el gobierno tras conocer la noticia.

Un adolescente de 15 años murió a causa de la peste bubónica en Mongolia, dijeron el martes las autoridades de salud, uno de los pocos casos que surgieron recientemente en el país y en la vecina China.

Las pruebas confirmaron que el joven, que vivía en la remota provincia al suroeste de Gobi-Altai, contrajo la rara enfermedad bacteriana después de cazar y comer una marmota, según el Ministerio mongol de Salud, citado por la agencia de noticias Montsame.

El gobierno impuso una cuarentena en parte de la provincia de Gobi-Altai. Quince personas que habían tenido contacto con el fallecido fueron aisladas, según Montsame.

“Pusimos en cuarentena a las primeras 15 personas que entraron en contacto con el fallecido y esas 15 personas están recibiendo tratamiento con antibióticos”, dijo a la prensa Narangerel Dorj, jefe de relaciones públicas del ministerio de salud.

Cinco distritos de la provincia fueron puestos en cuarentena durante seis días.

A principios de este mes, se registraron otros dos casos de peste bubónica en la provincia de Khovd. Más de 140 personas fueron evaluadas, pero no se encontraron otros casos.

El episodio se produce mientras las fronteras de Mongolia permanecen cerradas debido a la pandemia de coronavirus.

En un caso no relacionado, un pastor también contrajo la peste en la región norteña de Mongolia Interior de China, lo que llevó a las autoridades locales a prohibir la caza y el consumo de animales que podrían transmitir la peste hasta el final del año. El hombre estaba mejorando, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

Quince personas que tuvieron contacto estrecho con el paciente salieron de cuarentena el domingo. El gobierno había dado por terminada su intervención de urgencia, señaló la agencia.

Las autoridades habían indicado antes que mantendrían hasta final de año la alerta en la región de Bayannur, en Mongolia Interior, pidiendo a la población que no comiera marmota y reportara los hallazgos de animales muertos.

Al menos una persona muere de la peste cada año en Mongolia a pesar de las campañas del gobierno para disuadir a las personas de comer marmota o acercarse al animal.

Pero muchos en las áreas rurales crecen aprendiendo a cazar y comer el animal, ya que existe la creencia que sus entrañas son buenas para la salud.

Una pareja de etnia kazaja murió de la peste el año pasado después de comer riñón de marmota crudo.

Los casos recientes llevaron a la región de Buriatia, en el este de Siberia, a Rusia, a hacer pruebas en los roedores para detectar la peste bubónica e instaron a los residentes a no cazar o comer marmota.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios