Muere otro alto cargo de Putin al ser alcanzado su helicóptero por un misil

Difunde en las redes

Another senior Putin official dies when his helicopter is hit by a missile.

Un coronel ruso ha muerto en un accidente de helicóptero tras ser alcanzado por un misil ucraniano.

El teniente coronel Sergey Gundorov, de 51 años, es el 55º oficial ruso de ese rango que muere desde la invasión de Ucrania por el presidente Vladimir Putin.

Su helicóptero militar fue alcanzado por un misil tierra-aire portátil cuando volaba cerca de Volnovakha, en el Donbás. El Mi-35 se estrelló contra el suelo antes de dar una voltereta sobre una franja de bosque y luego explotar en un campo.

Las imágenes de vídeo también muestran que un segundo helicóptero fue atacado, pero escapó tras disparar bengalas de señuelo.

El teniente coronel Gundorov había ganado tres Órdenes del Valor. Entre los homenajes en línea al padre de dos hijos, que murió el jueves pasado pero cuya pérdida acaba de ser revelada, se encuentra el de su hijo adolescente Ilya, que publicó: “Te quiero papá”.

El mismo día de la semana pasada se anunció la muerte de otros dos coroneles: el coronel Sergei Krasnikov, de 56 años, que se había presentado voluntario para reincorporarse a las fuerzas para luchar en Ucrania, y el coronel Sergei Postnov, de unos 40 años.

Se cree que el Kremlin también ha perdido al menos 11 generales.

En total, se supone que los muertos rusos en el conflicto superan los 30.000. Sin embargo, algunas estimaciones sitúan la cifra en torno a los 50.000.

Mientras tanto, las tropas rusas han tomado el control de un campo de batalla clave en Severodonetsk, mientras el líder ucraniano Volodymyr Zelensky advertía que Moscú probablemente intensificaría los ataques en los próximos días.

La ciudad de Toshkivka, en la orilla occidental del río Siverskyi Donets, controlada por Kiev, cayó en manos rusas mientras los líderes de la UE volaban a Ucrania para apoyar su oferta de adhesión al bloque de 27 países.

El Kremlin también ha capturado Metyolkine, un pueblo cercano a Severodonetsk que se ha convertido en la primera línea de la guerra en las últimas semanas.

En su último discurso por vídeo, Zelensky advirtió a los ucranianos: “Debemos esperar de Rusia una intensificación de las actividades hostiles. Estamos preparados”.

También repitió su petición a los aliados occidentales para que envíen más armas para rechazar el ataque ruso.

Necesitamos su apoyo. Esto es una cuestión de vida o muerte”, dijo.

Ucrania sólo controla ahora una zona de Severodonetsk, la planta química de Azot, donde se refugian los combatientes y unos 500 civiles.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo que la situación en la ciudad era “muy difícil”:

Es un infierno. Todo está envuelto en fuego. Los bombardeos no cesan”.

Rusia también sigue bombardeando lugares clave en Kharkiv, con el depósito de tranvías Saltiv destruido en el último ataque.

Pero, en este caso, el Ministerio de Defensa insistió en que la guerra no iba del todo bien para Rusia. Se dice que las tropas terrestres de Moscú están agotadas y que el escaso apoyo aéreo está frenando su avance en el norte y el este de Ucrania.

Mientras tanto, la preocupación internacional sigue centrada en intentar restablecer las exportaciones ucranianas de alimentos, paralizadas por el bloqueo ruso de sus puertos.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios