Se trata de una nueva cepa del virus de la hepatitis E que afecta a roedores, pero comenzó a enfermar a seres humanos en Hong Kong, donde ya se reportaron casi una docena de casos, y los investigadores desconocen cómo se transmite a los seres humanos.