Así es el bombardero B-21 Raider, el avión de combate más sofisticado que ha presentado la Fuerza Aérea de EE UU

Listen to this article

This is the B-21 Raider bomber, the most sophisticated combat aircraft that the US Air Force has presented.

NOVA COMUNICACIONES muy pronto sacará el plan de suscriptores Premium para que puedas tener acceso en tu PC, teléfono móvil, o desde cualquier dispositivo a todas las noticias al instante y estés bien informado.

El B-21 no es sólo el próximo bombardero furtivo de Estados Unidos, es el avión más avanzado jamás construido y por fin podemos verlo.

En una de las revelaciones de la aviación militar más esperadas de la historia, Northrop Grumman, junto con las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, ha levantado finalmente el velo del bombardero furtivo B-21 Raider.

El B-21 Raider de Northrop Grumman fue presentado el viernes 2 de diciembre en las instalaciones de la compañía en Palmdale, California, marcando la primera vez que el primer avión de sexta generación del mundo fue visto por el público. Entregado a las Fuerzas Aéreas de EE.UU., el B-21 se une ahora a la tríada estratégica de la nación como elemento disuasorio visible y flexible, apoyando los objetivos de seguridad nacional y asegurando a los aliados y socios de la nación.

Cuando se trata de transmitir la determinación de Estados Unidos, el Raider proporciona a las Fuerzas Aéreas un gran alcance, una alta capacidad de supervivencia y flexibilidad en la carga de la misión. El B-21 penetrará las defensas más duras para realizar ataques de precisión en cualquier parte del mundo.

He aquí 10 datos clave sobre el B-21 Raider de Northrop Grumman:

  1. Sexta generación.

El B-21 Raider se beneficia de más de tres décadas de tecnología de ataque y sigilo. Es la siguiente evolución de la flota de bombarderos estratégicos del Ejército del Aire. Desarrollado con la siguiente generación de tecnología de sigilo, capacidades de red avanzadas y una arquitectura de sistemas abierta, el B-21 está optimizado para el entorno de amenazas de alto nivel. Desempeñará un papel fundamental para ayudar a las Fuerzas Aéreas a cumplir sus misiones más complejas.

  1. Sigilo.

Northrop Grumman está avanzando continuamente en la tecnología, empleando nuevas técnicas de fabricación y materiales para garantizar que el B-21 derrote los sistemas antiacceso y de negación de área a los que se enfrentará.

  1. La columna vertebral de la flota.

El B-21 Raider constituye la espina dorsal del futuro del poder aéreo estadounidense. El B-21 proporcionará una nueva era de capacidad y flexibilidad mediante la integración avanzada de datos, sensores y armas. Capaz de transportar cargas útiles tanto convencionales como nucleares, el B-21 será uno de los aviones más eficaces del cielo, con la capacidad de utilizar una amplia combinación de municiones de ataque directo y en espera.

  1. Un bombardero digital.

El B-21 es un bombardero digital. Northrop Grumman utiliza el desarrollo ágil de software, técnicas avanzadas de fabricación y herramientas de ingeniería digital para ayudar a mitigar el riesgo de producción en el programa B-21 y permitir prácticas modernas de mantenimiento. Seis B-21 Raider se encuentran en varias etapas de montaje final y pruebas en la planta de Northrop Grumman en Palmdale, California.

  1. Tecnología en la nube.

Northrop Grumman y las Fuerzas Aéreas demostraron con éxito la migración de los datos de los sistemas terrestres del B-21 a un entorno de nube. Esta demostración incluyó el desarrollo, el despliegue y la prueba de los datos del B-21, incluido el gemelo digital del B-21, que apoyará las operaciones y el mantenimiento del B-21. Esta sólida infraestructura digital basada en la nube dará lugar a una aeronave más mantenible y sostenible con una infraestructura de menor coste.

  1. Arquitectura abierta.

Para hacer frente a la evolución del entorno de amenazas, el B-21 ha sido diseñado desde el primer día para una rápida actualización. A diferencia de los aviones de generaciones anteriores, el B-21 no será objeto de actualizaciones en bloque. Las nuevas tecnologías, capacidades y armas se incorporarán sin problemas a través de ágiles actualizaciones de software y de la flexibilidad del hardware. Esto garantizará que el B-21 Raider pueda enfrentarse continuamente a la evolución de la amenaza durante las próximas décadas.

  1. Un equipo nacional.

Desde la adjudicación del contrato en 2015, Northrop Grumman ha reunido un equipo nacional para diseñar, probar y construir el avión de ataque más avanzado del mundo. El equipo del B-21 incluye a más de 8.000 personas de Northrop Grumman, socios de la industria y el Ejército del Aire. El equipo está formado por más de 400 proveedores en 40 estados.

  1. Mantenimiento.

Las operaciones a largo plazo y la asequibilidad del mantenimiento han sido una prioridad del programa B-21 desde el principio. En colaboración con las Fuerzas Aéreas, nuestro equipo ha convertido la capacidad de mantenimiento en un requisito tan importante como el rendimiento del sigilo para garantizar que estamos impulsando unas operaciones y unos resultados de mantenimiento más asequibles y predecibles.

  1. Alcance global.

El B-21 Raider es fundamental para apoyar la estrategia de disuasión estratégica de nuestra nación. Además de sus avanzadas capacidades de ataque de precisión de largo alcance que permitirán a los Comandantes de Combate la capacidad de mantener cualquier objetivo, en cualquier parte del mundo en riesgo, también ha sido diseñado como el componente principal de una familia más amplia de sistemas que proporcionarán capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, ataque electrónico y redes multidominio. En un entorno de seguridad global dinámico, el B-21 proporcionará la flexibilidad y la disuasión fundamentales para la seguridad de Estados Unidos y de nuestros aliados.

  1. Raider.

El B-21 Raider recibe su nombre en honor a la incursión de Doolittle en la Segunda Guerra Mundial, cuando 80 aviadores, dirigidos por el teniente coronel James “Jimmy” Doolittle, y 16 bombarderos medios B-25 Mitchell emprendieron una misión que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial. Las acciones de estos 80 voluntarios fueron fundamentales para cambiar el impulso en el teatro del Pacífico. Esto marcó la incursión como un catalizador para una multitud de futuros avances en la superioridad aérea de Estados Unidos desde tierra o mar. El valeroso espíritu de los Doolittle Raiders es la inspiración detrás del nombre del B-21 Raider.

Relacionadas

La foto que conmovió al mundo: una nena protegió la cabeza de su hermano por 17 horas bajo los escombros

Nova

WhatsApp: cuáles son los nuevos cambios en los estados

Nova

Dos terremotos dejan ya más de 3.600 muertos: al menos 2.300 en Turquía y casi 1.300 en Siria

Nova