Se viene el frío: “cómo prevenir la intoxicación por monóxido de carbono”

Difunde en las redes

The cold is coming: “how to prevent carbon monoxide poisoning”.

La llegada de tiempo fresco y la mayor permanencia en casa por el aislamiento para frenar el coronavirus harán que el uso de los artefactos de calefacción, agua caliente y cocción sea superior al habitual.

La llegada del tiempo fresco, junto al hecho de que la cuarentena para frenar el avance del coronavirus  nos obliga a estar más tiempo en sus casas, hará que el uso de los artefactos de calefacción, agua caliente y cocción sea superior al habitual.

Es por ello que es necesario revisar el buen funcionamiento de estufas, calefones y termotanques junto a la correcta ventilación de los ambientes para evitar la intoxicación por monóxido de carbono (CO).

El CO es altamente venenoso y no se puede detectar a través de los sentidos: no se huele, no se siente, no se ve y tampoco produce irritación en los ojos o la nariz. Por eso se lo llama “asesino silencioso” y también el “Gran Simulador”, porque comparte síntomas con la gastroenteritis y distintas afecciones cardíacas o neurológicas, lo que puede confundir el cuadro a la hora del diagnóstico y correcto tratamiento médico.

“El monóxido de carbono se origina cuando la cantidad de oxigeno es insuficiente para la correcta combustión de elementos tales como carbón, madera, querosén, alcohol o gas natural, los cuales son materiales combustibles ricos en carbono y que necesitan oxígeno suficiente para quemarse adecuadamente”, explica en un comunicado el gerente de Relaciones Institucionales de Metrogas, Alejandro Di Lázzaro.

¿Cómo prevenir la intoxicación por monóxido de carbono?

-Hay que ventilar de forma permanente los ambientes a través de rejillas compensadoras reglamentarias.

-No hay que colocar artefactos a gas en baños o dormitorios, excepto que sean de tiro balanceado.

-No hay que usar hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente: es sumamente peligroso.

-Hay que asegurarse de que el color de la llama que emite el artefacto a gas sea uniforme y de color azul. Si su tonalidad es anaranjada, indica que funciona mal.

-Hay que usar fuentes de calor de tiro balanceado en las que la combustión se genera en una cámara cerrada, es decir, que toma el aire del exterior y libera los gases de combustión afuera, de manera tal que evita la disminución del oxígeno ambiental.

-Hay que verificar que los conductos de ventilación de un artefacto no tengan ningún tipo de angostamiento, escalonamiento o acople en su recorrido hacia el exterior. Cualquier tipo de obstrucción, como los nidos de pájaros o roedores, generará que el CO se acumule y vuelva al interior de la vivienda.

-Hay que hacer revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios