Huerta: qué plantar en marzo y darle la bienvenida al otoño

Difunde en las redes

Vegetable garden: what to plant in March and welcome autumn.

Con el descenso de la temperatura aún podemos disfrutar de las cosechas estivales. Además, es un momento ideal para sembrar numerosos cultivos y arrancar con aromáticas.

Marzo ya es, para la huerta, temporada otoño-invierno. Con el descenso de la temperatura aún podemos disfrutar de las cosechas estivales y recoger tomates, berenjenas, zucchinis, pepinos, morrones y zapallos (¡y aprovechar el excedente para hacer conservas y dulces!). Además, es un momento ideal para sembrar numerosos cultivos y arrancar con aromáticas. Aquí, el calendario de siembra del mes y las tareas recomendadas para poner manos en la tierra antes de que las hojas se pongan amarillas.

“A pesar de que muchas personas piensan que ésta es la más difícil, la realidad dice todo lo contrario, porque podés cultivar más hortalizas de hojas, ya que baja el calor y estas verduras crecen mejor”, explica Celina Pereyra, promotora de huerta

Tareas ideales para hacer en la huerta en marzo.

“En las huertas en maceta, recomiendo hacer un aporte de materia orgánica (compost o humus) para recomponer los nutrientes que las plantas fueron tomando durante la temporada primavera-verano; de esta forma, arrancamos el otoño con buena cantidad de nutrientes y disminuimos la posible incidencia de plagas y enfermedades”, dice Gloria Martínez, licenciada en Planificación y Diseño de Paisaje.

“Una buena costumbre es hacer recorridos por la huerta y observar las plantas para detectar posibles signos de plagas o enfermedades, y así poder actuar a tiempo. Una plaga muy común cuando las temperaturas son altas y el tiempo es relativamente seco -como lo fue este verano- es la arañuela. En el otoño, por el contrario, suele haber mucha humedad y al principio de la estación las temperaturas son todavía relativamente altas, lo que puede provocar la aparición de distintos tipos de hongos, como el oídio que solemos ver en cucurbitáceas (zapallo, zapallito, pepinos), pero también en plantas de otras familias, como las del tomate”, explica Gloria.

Otras tareas que podés hacer esta temporada son:

– Podas.

– Preparar rótulos para los cultivos (cartelitos con su nombre).

– Recolectar, guardar y organizar semillas.

– Acolchar el suelo (la cobertura o acolchado de suelo -mulching- es la protección que le damos a las raíces de las plantas por medio del parto u hojas secas sobre el suelo, no mayor a una altura de 3cm a 5cm.) – Ordenar la huerta.

– Reproducir plantas aromáticas por medio de esquejes.

Calendario de siembra de marzo en la huerta urbana

¿Qué sembrar en marzo en la huerta? “Hay variedad de especies que se pueden sembrar este mes: acelga, ajo, arveja, apio, brócoli, coliflor, cebolla común, cebolla de verdeo, espinaca, habas, hinojo, lechuga, perejil, puerro, rabanito, radicheta, remolacha, repollo, rúcula y zanahoria”, explica Martínez.

“Si recién estás armando la huerta, te recomiendo empezar por las más sencillas cómo acelga, arveja, habas, lechuga, perejil, puerro, rabanito, radicheta, rúcula e incluso la remolacha”, señala.

Planificador de siembra.

“El otoño es, además, la estación ideal para reproducir aromáticas (y otras especies) por esqueje. En mi huerta disfruto reproduciendo romero, lavanda, curry, orégano, tomillo, salvia y pasto limón, entre otras aromáticas, que luego distribuyo por la huerta para mantener el equilibrio necesario para evitar plagas que afecten a nuestros cultivos”.

Cómo preparar almácigos o semilleros para iniciar los cultivos

El semillero o almácigo es un recipiente pequeño donde vamos a poner a germinar las semillas, de esta manera controlás mejor su crecimiento y lo resguardás de las temperaturas extremas o la lluvia.

Sobre las semillas, recordá que existen tipos que son otoño-invierno y otras, de primavera-verano; existen grupos de intercambio de semillas y conocimientos con otros huerteros y huerteras que te pueden resultar muy útiles. ¿Cuántas semillas poner? Siempre cometemos el error de poner el paquete entero de semillas: pensá que cada semillita va a ser una futura planta. ¡No las desaproveches!

¿Cómo preparar el suelo para el trasplante? Una vez que el almácigo es lo suficientemente grande, ya podés trasplantarlo. Pero antes, tenés que preparar el suelo donde se va a trasplantar. Para eso tenes que:

  1. Desmalezar, sacar yuyos y plantas que ya terminaron su ciclo;

  2. Remover la tierra;

  3. Agregar compost, turba y perlita y mezclar bien para que la tierra para que quede bien suelta.

Después de realizar estas tareas, ya podés plantar semillas o trasplantar los plantines.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios