Mauricio Gómez: cuando la justicia se excusa y olvida

Difunde en las redes

Mauricio Gómez: when justice excuses itself and forgets.

Juicio por Jurados: Gualeguaychú en la espera de plazos incumplidos
Suman ya, casi 500 días que el Sargento Gómez se encuentra privado de su libertad y sin certezas de lo que sucederá con su futuro.

Un policía que cambió radicalmente su realidad después del fatídico hecho ocurrido hace más de un año.

Estamos hablando de una justicia lenta que se excusa casi de manera ridícula, para que no se realice el juicio: no hay equipo de sonido disponible en el Centro de Convenciones de Gualeguaychú, lugar donde se debería haber realizado el año pasado.

Y en la espera que desespera, hay una persona con un futuro incierto. Detrás de cada uniforme hay una familia, hijos, esposa, padres.

A este proceso largo y muy difícil de transitar hay que sumarle lo económico: el Sargento Gómez está imposibilitado de trabajar ya que pidió en reiteradas oportunidades, salida laboral y la justicia se las negó; por consiguiente, no puede ser sustento de familia.

Y acá me planto y me pregunto: ¿qué asistencia brindó el representante de los DDHH de nuestra ciudad a esta familia?, ¿Acaso por portar un uniforme dejan de ser personas con derechos?
No hay ningún tipo de apoyo para ellos. La ausencia y falta de compromiso de las instituciones y de sus representantes deja mucho que desear en Gualeguaychú.

Mauricio Gómez se encuentra privado de su libertad y a la espera de un Juicio por Jurados que no tiene aún lugar ni fecha. Sólo plazos incumplidos y silencio de quiénes deben bregar por llevarlo adelante.

Pudo ser cualquiera de los azules. De sobra sabemos que se encuentran expuestos a estos hechos.
Le tocó a él. Nadie elige pasar por una situación tan lamentable. Pero el uniforme pesa, y mucho, a la hora de juzgar.

No hay respuestas ni certezas. Sólo la espera…

En un país con tantas lagunas en torno a la justicia y la lentitud e inoperancia de los que la deben impartir, quedamos “los del medio”: los que le ponemos el hombro día a día al laburo, los que somos víctimas de un sistema que muestra un Estado ausente en muchos órdenes, los que hacemos y nos equivocamos pero no caducamos y lo volvemos a intentar.

Hoy la situación del Sargento Gómez muestra claramente lo que es la inoperancia, el abandono y la desidia.

Pero para prejuzgar y exigir somos rápidos…

Demás está decir que a veces con sólo una firma y un poquito de voluntad y sentido común, las cosas pueden cambiar.

Falta eso: que se cumpla lo que por derecho le corresponde al Sargento Gómez, con la imperiosa necesidad de recibir respuestas por parte de la justicia.

Gualeguaychú ciudad turística y bla bla bla: ¿por qué no puede llevar adelante el juicio, cuando se anunció hace meses que iba a ser “el primer Juicio por Jurados de la provincia?
A la espera del mismo y con la ansiedad lógica del tiempo que pasa y la vida condicionada, aguarda Mauricio Gómez, su juicio.

¡Respuestas se necesitan! ¡Hechos se necesitan!
¡Basta de discursos vacíos y mentiras grotescas!
¡Que la justicia sea justa! ¡Basta de cegueras e inacción!
Brego y espero un juicio justo lo antes posible.

Por Brave.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios