sáb. Sep 26th, 2020

Juicio a Mauricio Gómez: un barrio que pidió, la ayuda de la policía para sentir protección ante tanta impunidad

Difunde en las redes

Trial of Mauricio Gómez: a neighborhood that asked for the help of the police to feel protection against so much impunity.

POR BRAVE.

“El tiempo pasa lento para el que espera”.

Hoy nos llega la noticia de que se aprueba el “Juicio por Jurados Populares”  para el policía Mauricio Javier Gómez. Han sido largos meses de incertidumbre, de anhelos y de esperanza.

Sabemos que el hecho fue desgraciado e infortuito y más sabemos a conciencia, que la inintencionalidad marcó la vida de Gómez para siempre.

Un barrio asolado y cansado por la recurrencia de robos, hurtos, agresión, insultos, destratos y libertinaje. Un barrio que pidió, como tantas otras veces, la ayuda de la policía para sentir protección ante tanta impunidad.

Acá no se trata de justificar una muerte, se trata de comprender el hecho desde una sucesión lamentable de ilícitos que nadie podía parar.

Sembrar el miedo, la impotencia y saber que la policía solo los podía “llevar y soltarlos al rato” porque así está estipulado por ley. “Intocables” a pesar de jugar con la libertad de los demás,  sin respetar la propiedad ajena ni el sacrificio del que trabaja con la dignidad de ganarse lo suyo.

Lamentable el papel de un estado ausente que puso en el ojo de la tormenta a quien delinquía sin ningún prejuicio, y a quién trabajaba en esto de proteger y hacer cumplir la ley.

¿Hay que buscar más culpables?, ¿Hay que condenar a Gómez por hacer aquello que la sociedad pide a gritos y el Estado no cumple?.

No se trata de matar, pero fue lo que lamentablemente pasó.

Aquel que cometió el ilícito se da a la fuga, otra vez, como tantas veces, y en la persecución, a casi cien metros un disparo para amedrentar que inintencional y lamentablemente termina con la vida del delincuente.

Dos vidas se truncaron aquel día: la de un muchacho que luchaba contra el flagelo de las drogas y “justificaba” su accionar para conseguir aquello que le daba satisfacción , pisoteando los derechos de todos los que lo rodeaban, Y también se truncó la vida de Gómez, ya no más trabajo y horas extras. Ya no más familia, amigos… Ya no más libertad.

Hay muchos que condenan el accionar del policía. Entendible desde el derecho a la vida que todos tenemos, pero no justificable desde que, el que delinque deja de respetar los derechos de los demás,  avasallando la libertad de todos.

 Aguardamos con ansiedad este “Juicio por Jurados Populares”. La vida del Sargento Mauricio Javier Gómez depende  de ellos. Seamos conscientes de las falencias que nuestro sistema de justicia tiene. Hoy nos toca ser partícipes activos de este sistema  que pide a gritos un cambio.

Brego y pido que nos sinceremos y sepamos que, involucrarnos es la única manera de cambiar las cosas.

Pido por “una justicia más justa y menos ciega”.

Pido por la LIBERTAD DE MAURICIO GÓMEZ.

“El hecho de ser libre no implica deshacerse de las cadenas, sino vivir de manera en que se respete la libertad de los demás”.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios