Historias de vida: César Gómez dedicó 15 años a la Brigada de Explosivos de la PFA, salvando vidas

foto César Gómez, crédito Diario Nova.

Difunde en las redes

Life stories: César Gómez dedicated 15 years to the PFA explosives brigade, saving lives.

Entrevista exclusiva de DIARIO NOVA Parte I, al gualeguaychuense César Gómez.

Por su exitosa carrera en la Brigada de Explosivos de la Policía Federal Argentina, estos fueron sus comienzos. César Gómez nacido en la ciudad de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos comenzó a buscar sus fronteras a base de su vocación en el año 1984 donde llegó a Buenos Aires, un año más tarde en 1985 ingresó como cadete a la escuela de la Policía Federal Argentina, Gómez sentía desde su alma que era su profesión, se esforzó, se esmeró hasta que en 1990 pudo realizar el curso de capacitación para la formación de operador de explosivos. Cesar Gómez seguía incursionando dentro de la fuerza hasta que en 1991  fue trasladado a la brigada de explosivos de la Policía Federal Argentina

P. ¿Que recordás de aquel entonces?

C. Muchas cosas, anécdotas y un sin número de intervenciones, en su mayoría las que resultaron positivas (Había explosivos).

Por ejemplo mi primer salida como operador, época donde trabajábamos 2 operadores en la desactivación.

Fue en el acceso a una sucursal bancaria (Callao y B. Mitre), con la B-2 a/c del Insp. Juan Falzarano, allí alguien había abandonado un maletín en la puerta de la entidad, arribamos y la policía había realizado un perímetro de seguridad importante, fue así que haciendo caso omiso a nuestro instinto de supervivencia, nos dirigimos hacia el maletín, caminamos lentamente, (ahí te olvidas el peso del casco, del traje que sumaba unos 50 kilos), miraba a mi compañero y esperaba la decisión del respeto a si detonábamos el dispositivo o realizábamos desactivación manual.

Había llegado el día, el momento donde lo aprendido en aula, cursos y charlas, ahí debía aplicarlo, en ese momento éramos la última barrera entre la catástrofe y el alivio.

¡Por suerte y gracias a Dios ilesos, había pasado la prueba!

P. ¿Es un trabajo de riesgo importante?

C. Para mí es un trabajo de riesgo más, como muchos otros. ¡Vaya que los hay!

Pero digamos que sí lo es.

P. ¿Como ingresas a el área de explosivos?

C. Ingresás al escalafón Bomberos, luego con una antigüedad de no menos de 6 años de servicio podes optar por la especialidad, para lo cual te debes preparar en una exigente formación teórica con conocimientos en física, química que quedaran en nada si no demuestras un perfil psicológico para enfrentar desafíos extremos.

Si eso pasara deberás elegir otra especialidad. Ser explosivista no está al alcance de todos.

Hoy además contás con robots que realizan tareas preliminares, ellos  permiten aumentar la propia seguridad del operador.

Pero por más que el robots realice determinadas tareas, el operador tiene que acercarse hasta el presunto artefacto y hacer su trabajo. El desarrollo tecnológico parece no tener límites y quizá en un futuro la protección que brinde sea absoluta.

P. ¿El común de la gente reconoce su trabajo?

C. Digamos que es un trabajo invisible, a ningún gobierno le interesa publicidad sobre hallazgos o desactivación de artefactos explosivos, pero como muchos otros trabajos, por ej el del policía, que solamente la gente se acuerda cuando le entran a robar a su casa.

El trabajo de un explosivista es un trabajo en la oscuridad, están ahí siempre atentos y expondrán sus vidas en juego por defender a la gente.

P. ¿Quienes fueron tus guías o instructores?

C. Faaa que pregunta, Al decir verdad fueron muchos, con ellos aprendí en principio lo teórico, luego algo de práctica y finalmente me tocó “LA CALLE” donde aprendes y te encontrás con la realidad, por suerte con verdaderos maestros como ellos.

Ellos si la pasaron  realmente mal, por desgracia les tocó lidiar en épocas muy duras de los 70 donde el terrorismo se llevó la vida de muchos compañeros, épocas donde entrabas de guardia y salías 50 veces 40 de ellas eran  artefactos positivos (lo vi en los libros de actas), con ellos aprendí que hacer y qué no hacer, también con ellos aprendí cómo actuar ante dispositivos con composiciones químicas que combinadas conformaban sustancias explosivas muy peligrosas y en base a ello saber cómo neutralizar los mismos, en definitiva sistemas de iniciación que es sobre lo que nosotros debíamos  trabajar, la variedad de artefactos algunos más técnicos que otros con tecnología más avanzadas diseñados para causar daño,  aprendí mucho de ellos, guardo mis mejores  recuerdos y su enseñanza en lo que me permite hoy contarles y estar vivo. SIN NINGUNA DUDA QUE LO FUE!!!

Mi primer imagen al entrar de guardia fue la de los cuadros con los caídos, 9 compañeros fallecidos y tantos otro con secuelas de por vida, todos mientras intentaban desactivar algún artefacto, fue en ese momento que humildemente lo digo y lo recuerdo DIOS NO TE VAYAS DE MI LADO.

Foto César Gómez, crédito Diario Nova.

Foto César Gómez, crédito Diario Nova.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios