Gualeguaychú, invasión de serpientes: vecina halló una Yarará dentro de su casa

Difunde en las redes

Gualeguaychú, invasion of snakes: a neighbor found a Yaraba inside her house.

Ocurrió en esta mañana en un domicilio ubicado en zona del Polideportivo Gualeguaychú.

En medio de la cuarentena por la pandemia del Covid-19,  la ciudad de Gualeguaychú está siendo invadida por serpiente de gran tamaño.

Como dábamos la información el día 4 de mayo en nuestra Página de Facebook, donde había aparecido una serpiente en calle Goldaracena.

Esta mañana una vecina de zona del Polideportivo encontró dentro se vivienda una yarará de gran tamaño.

En tanto se recomienda a la población en general tomar los recaudos necesarios, teniendo en cuenta que se trata de una especie de serpientes venenosas.

¿Qué hacer y qué no hacer ante una mordedura?

Existe un protocolo de actuación que se debe seguir en caso de mordedura de una serpiente:

• No intentar cazar o capturar al animal.
• Retirar toda prenda o adorno de la zona afectada, que pueda impedir la distensión del edema.
• Permanecer en reposo y tomar agua.
• Las maniobras tales como laceraciones, succión del veneno o torniquetes son perjudiciales y no son recomendables.
• Ir al centro asistencial más cercano.
• No es necesario capturar al animal porque eso sólo pone en peligro a quien lo intenta y con la sintomatología es suficiente para determinar de qué tipo de animal se trata. Además, NO se debe comprimir la zona de la mordedura con prendas ni torniquetes ya que eso potencia el efecto del veneno. La persona debe moverse lo menos posible para evitar una mayor circulación del mismo.

Las laceraciones pueden llevar a una infección y la succión del veneno con la boca no es útil ya que sólo podría extraerse un poco del veneno superficial porque la inoculación de la mordedura de la yarará es profunda. Además, una mínima lastimadura en la boca puede poner en peligro a la persona que succiona.

¿Cuáles son los síntomas?

En caso de tratarse de una mordedura de yarará, los síntomas son muy característicos y fáciles de distinguir respecto de los de otros animales que no tienen veneno. Y se desarrollan de inmediato y durante las primeras dos horas:

• Se siente un gran dolor de inmediato.
• Se observa la marca de los colmillos (no minimizar si sólo se observa un orificio, ya que la víbora puede haber perdido un colmillo en sus actividades de caza, pero conserva su potencial de daño).
• Se forma un edema duro de inmediato, cuyo color no desaparece al presionar con el dedo.
• El edema cambia de color y se torna “vinoso” o morado.
• La pérdida de sangre por los orificios causados por la serpiente no se detiene.

• Un poco después aparecen ampollas y, si no media la intervención médica, puede producirse la necrosis del tejido afectado. La persona puede sufrir hipotensión, palidez y náuseas. Otros síntomas que pueden observarse más adelante son el sangrado por la nariz y hemorragias digestivas, “lo cual puede llevar a la muerte”.

La mordedura de una culebra, en cambio, no inocula veneno y habitualmente más que una mordedura es como un rasguño, ya que el animal no tiene una capacidad de abrir la boca tan grande como la yarará, por lo que sólo alcanza a arrastrar sus dientes sobre la piel. De todos modos, en estos casos también se recomienda asistir a un hospital para que realicen una limpieza profunda de la herida, ya que podría infectarse, y también apliquen la vacuna antitetánica, porque aunque no tenga veneno la culebra puede transmitir el tétanos.

Mirá el video:


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios