sáb. Ago 15th, 2020

Gualeguaychú: 18 familias en situación crítica de pobreza, viviendo miserablemente y sin solución política-Nova

Difunde en las redes

Gualeguaychú: 18 families in a critical situation of poverty, living miserably and without a political solution.

Los problemas socioeconómicos están  en Gualeguaychú, se trata de 18 familias que viven fuera de toda dignidad humana, que sobreviven como pueden, en un asentamiento que hace aproximadamente 9 años que existe.

Las casitas de chapa, paja y barro, están ubicadas al fondo del Barrio Quijano, entre las calles lasegue y Guastavino.
La miseria se ha potenciado al  cien por cien en estas últimas semanas debido a las copiosas lluvias. Las familias que viven allí, entre ellos  varios niños menores de edad  no cuentan con agua potable, luz, cloacas, ni ningún otro servicio. Además  cada vez que se inundan  se rebalsan los pozos ciegos, dejando al descubierto los desechos, además  conviven con todo tipo de alimañas, representando un potencial peligro.
Estas familias  hay acudido al oficialismo actual, pidiendo ayuda para poder vivir dignamente, pero no obtuvieron respuestas al caso.
En tanto Acción Social del municipio, debería hacer un seguimiento para  ver el estado de salud de estos menores y así brindar protección  o los recursos necesarios   para el bienestar  de los mismos.

Estos niños que hoy viven en esas  condiciones, están expuestos a sufrir las consecuencias que conlleva la pobreza:

Mayor propensión a las enfermedades:

Los niños que se alimentan mal o comen demasiado poco, crecen para sufrir más enfermedades hipertensión, diabetes, obesidad, anemia, descalcificación de los huesos y a tener una mayor tendencia a padecer enfermedades respiratorias e infecciosas,
“El cuerpo se adapta de forma sorprendente a las condiciones adversas y a la escasez de comida pero lo peor es que las consecuencias de esta situación serán más graves en el futuro que en la vida actual del niño.

Malnutrición:

La malnutrición “es una evidencia que se come menos carne, pescado, fruta y verdura. La variedad de la dieta es menor y la calidad ha bajado exponencialmente. Si bien UNICEF asegura que en nuestro país “no hay niños desnutridos”, si aclaran que hay “muchos malnutridos”, y sostiene que los niños se están convirtiendo en un “factor de riesgo para la pobreza en sí”. La malnutrición incrementa las posibilidades de padecer enfermedades como la depresión y trastornos como la ansiedad y el estrés de adultos, además afecta el desarrollo mental en los primeros años de vida, “un período vital”.

Fomenta la hipocondría y la inseguridad:

“Los niños que observan a su alrededor dificultades constantes tienden a sentir indefensión y culpabilidad. Al no tener capacidad de entender qué pasa y por qué pueden sentirse responsables y eso lleva a la alerta constante cuando son adultos. Pueden hacerse muy hipocondríacos y muy inseguros”. Además  las situaciones de “nervios, estrés, ira y tristeza” en el hogar, pueden llevar a que los problemas se “cronifiquen” y deriven en que esos niños sean de adultos “excesivamente temperamentales e incluso agresivos”.

Incita el fracaso escolar:

Expertos en psicología y pediatría dicen que una de las consecuencias fundamentales de vivir en pobreza es el fracaso escolar, no sólo a nivel de formación sino además a partir de la capacitación cognitiva. “Es duro decirlo pero las adversidades que un niño sufra en sus tres primeros años de vida marcan su desarrollo cognitivo y esto puede hacer que en un futuro un niño esté o no preparado para avanzar en sus estudios e ir a la universidad”.
Es así, que a raíz de la “enorme presión psicológica y el brutal estrés” al que se ve sometido el menor, este no es capaz de concentrarse, lo que lo llevará a peores oportunidades de trabajo en el futuro.

Exceso de estrés tóxico y estigmatización:

Quienes viven en pobreza o riesgo de exclusión no sólo se encuentran “cansados psicológicamente, preocupados y/o estresados por la situación que se vive en casa” cuando llegan al aula, sino que están “cansados también físicamente porque comen mal”, Y éste aumenta cuando no recibe la atención necesaria de vuelta en la casa. Conocido como “estrés tóxico”, sus altos niveles pueden afectar drásticamente el desarrollo cognitivo y la capacidad de aprendizaje.
¿Que cartas tomará en el asunto el oficialismo actual?.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios