El Hospital Gualeguaychú modificó su sala de máquinas para hacer frente a la pandemia

Difunde en las redes

The Gualeguaychú Hospital modified its machine room to cope with the pandemic.

La emergencia sanitaria exigió una rápida respuesta de las autoridades del Hospital Gualeguaychú para la puesta en funcionamiento de un mayor número de camas para pacientes críticos. Para ello se debió instalar una nueva red de gases de oxígeno, aire comprimido y vacío para las salas 1 y 3

Antes de la pandemia, la infraestructura para pacientes de cuidados intensivos estaba reducida a las seis camas existentes en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital, pero desde principios de marzo y ante un escenario que se presentaba complicado, se debieron realizar modificaciones para atender la posible demanda de personas que contrajeran el virus.

Con este escenario, la dirección decidió reconvertir las salas de internación 1 y 3 para casos de Covid y con ello realizar todas las modificaciones necesarias para la conexión de los respiradores y toda la aparatología.

La Sala 3 estaba provista de 20 camas divididas en 10 boxes de internación y en la Sala 1 había 5 boxes con 10 camas. Como primera medida se dejó solo una cama por box y se realizaron todos los trabajos necesarios para dejar operativas las 15 camas exclusivas para pacientes con Covid positivo.

Además de las 6 camas existentes en la UTI, actualmente hay 5 camas en la Sala 3 que ya cuentan con respiradores y sus respectivos monitores multiparamétricos; y ante un escenario desfavorable se tiene todo listo para conectar los otros 5 respiradores cuando sean enviados desde Nación.  En la Sala 1 no está el equipamiento, pero se tiene lista toda la infraestructura para recibir ese equipamiento y conectarlo para su funcionamiento. En esa misma sala se trabaja en otras 8 camas que serán destinadas a pacientes moderados.

Pero para poder conectar todos los respiradores que podrían entrar en funcionamiento de forma simultánea ante un escenario desfavorable, el Hospital Gualeguaychú debió realizar modificaciones importantes en su sala de máquinas. “Se debió hacer una nueva red de gases, porque para un paciente con respirador necesitas oxígeno, aire comprimido y vacío; y además en cada cubículo o box se tuvo que colocar el poliducto de gases”, explicó el bioingeniero Maximiliano Ernst.

El especialista en ingeniería clínica y física indicó que el sistema de aire comprimido y vacío que tenía el Hospital “era chiquito y obsoleto”, y por ello se tuvo que colocar un sistema de compresión y vacío nuevo. “Esas máquinas nuevas son dos plataformas compresoras de 5 HP y medio cada una que genera -cada una de ellas- 700litros/minuto de aire comprimido. Lo mismo con el vacío, son dos plataformas que generan 540 litros/vacío por minuto, que se alimentan por motores de 5HP y medio”.

El oxígeno también era otro de los interrogantes. Un litro de aire líquido equivale a 850 litros de aire en estado gaseoso y se desconocía si al incrementar la cantidad de camas y el consumo, el existente serviría para abastecer la demanda. Afortunadamente – y según lo refirió la empresa LINDE encargada de la venta y distribución- el tanque criogénico soporta el incremento de la demanda por lo cual no hubo que hacer modificaciones.

“Se instaló un generador eléctrico de emergencia de 100 KVa y un banco de UPS (Unit Power Supply -Fuente de alimentación ininterrumpida) porque los respiradores, las bombas de infusión y los monitores multiparamétricos que tiene cada cama con cada paciente respirado no puede tener interrupción de su servicio, entonces la UPS alimenta todo eso hasta que se enciende el grupo electrógeno”, mencionó el bioingeniero.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios