Alarmante pronóstico para la Argentina y el mundo por el cambio climático

Difunde en las redes

Alarming forecast for Argentina and the world due to climate change.

En el peor escenario, hay riesgos de perder casi una quinta parte de la producción económica para 2050. El PBI de la Argentina podría sufrir una merma superior al 11%.

Una nueva estimación sobre los efectos económicos que producirá el cambio climático reveló que el mundo podría perder casi una quinta parte de la producción económica para 2050. Las noticias por estos lados no son mejores: los indicadores muestran que el PBI de la Argentina podría sufrir hasta una merma cercana al 11%, si se compara el escenario con un planeta sin la ocurrencia del fenómeno.

Asia será el principal damnificado, con China en riesgo de sufrir la desaparición de casi el 24% de su PIB en un escenario severo, pero afectará a todos: en ese caso EEUU perderá cerca del 10% y Europa alrededor del 11%.

Para las naciones más pobres, que tienden a estar más expuestas a los aumentos de la temperatura y tienen menos capacidad para adaptar sus infraestructuras y economías, las consecuencias serían mucho peores: Malasia, Filipinas y Tailandia tendrían un 20% menos de crecimiento económico, según el informe de Swiss Re, uno de los proveedores de seguros más grandes del mundo, hecho público en coincidencia con la cumbre de los líderes mundiales por el clima convocada por el presidente de EEUU, Joe Biden.

El mundo podría perder casi una quinta parte de la producción económica para 2050.

El mundo podría perder casi una quinta parte de la producción económica para 2050.

En un escenario de cambio climático moderado, el PIB de la Argentina caería entre el 7,7% y el 8,6% que en un mundo sin cambio climático. Incluso cumpliéndose los objetivos del Acuerdo de París habría un impacto negativo, pero menor. Es decir que si logramos mantener el aumento de temperatura promedio a menos de 2° encima de los niveles preindustriales, la meta del tratado internacional, las pérdidas económicas serán marginales (en nuestro caso de no más del 3,1%). Pero ante las consecuencias severas, si la sociedad no hace nada para combatir el calentamiento global y las temperaturas a mediados de siglo escalan 3,2°, la economía nacional podría reducirse un 11,3%.

¿Por qué? Los impactos son múltiples y abarcan distintos aspectos económicos de las economías globales.

Existirán efectos sobre la productividad agrícola, ya que las temperaturas más altas y los niveles de concentración de carbono, sumados a las alteraciones en los patrones de precipitación, impactarán en el rendimiento de los cultivos. Los niveles más altos de concentración de gases de efecto invernadero actúan inicialmente como fertilizante, pero con el tiempo, el efecto de las temperaturas más cálidas pesa más y los rendimientos de los cultivos disminuyen.

El aumento de las temperaturas probablemente también conducirá a una mayor mortalidad y morbilidad de ciertas enfermedades, tanto para enfermedades transmitidas por vectores (por ejemplo, malaria, dengue) y otros trastornos relacionados, como los resfríos y la diarrea.

También se tienen en cuenta los efectos en la productividad laboral, a causa del estrés por calor provocado por la temperatura y humedad más altas.

Países europeos dominan los primeros puestos del ránking, los asiáticos la parte baja.

Países europeos dominan los primeros puestos del ránking, los asiáticos la parte baja.

El aumento del nivel del mar provocado por el derretimiento de los glaciares llevará a la pérdida de tierras por erosión, inundaciones e intrusión de sal, que generarán cuantiosas pérdidas económicas para los propietarios de propiedades costeras utilizadas con fines productivos.

También los flujos turísticos hacia las regiones cálidas disminuirán debido a la erosión de las playas, aunque las regiones frías serán más atractivas, un cambio radical para los países dependientes del turismo.

Por otro lado, el aumento de las temperaturas reducirá la demanda de energía doméstica para calefacción, pero al mismo tiempo elevará la demanda de refrigeración eléctrica, lo que impactará en los precios de la energía y las inversiones en ese sector.

El informe elabora además un ránking que cuantifica la exposición al riesgo del PBI de cada país, dependiendo del peso de cada sector productivo impactado en su matriz económica. Una nómina que tiene a la Argentina en un discreto puesto 28° entre 48 naciones listadas (lideran Finlandia, Suiza y Austria), y con el privilegio de ser la mejor posicionada en la región (Chile se ubica en el puesto 36°, Brasil en el 38°, Perú en el 40°, Colombia en el 42° y Venezuela en el 43°).


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios