Una familia cosechó las primeras trufas de la Patagonia después de 8 años de espera