Tres policías murieron al enfrentarse a los tiros por el volumen de la música durante una fiesta