Se derrumbaron dos edificios en una favela de Río de Janeiro: al menos siete muertos