Prohíben el uso y venta de productos de limpieza de una reconocida primera marca