podría quedar sin hielo en verano a partir de 2030 si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero