Los árboles centenarios de Japón que guardan en sus anillos el secreto de 2.600 años de cambios climáticos