Las automotrices argentinas confían en el repunte del mercado interno