La pesadilla de los padres de Nahir Galarza: “Ella no es un monstruo”