La pericia psiquiátrica de Nahir Galarza arrojó que es “intolerante a la frustración”