La ESA aumentará su vigilancia de la “emergencia” climática del planeta