La Corte le puso tope a la indemnización a una mujer que se lesionó la mano por trabajar