La carta de Milagro Sala desde la cárcel: “Atropellaron mi dignidad”