Estados Unidos intenta usar la vida acuática silvestre para detectar amenazas potenciales