El tipo de cambio impulsó el turismo interno: en enero viajaron más de 12 millones de personas