El Puente Méndez Casariego se iluminó con el canto de los tenores