Del campo a la góndola los alimentos cuestan seis veces más caros