Consumo en crisis: primeras marcas pierden mercado