Científicos en Japón lograron activar células de un mamut de 28.000 años