“Asumir que no había sobrevivientes del ARA San Juan fue un gran dolor”