La restauración de un pueblo abandonado

Difunde en las redes

The restoration of an abandoned town.

Por L.N.F.

Desde que llegue a vivir a principios del 2007 me encontré con un pueblo abandonado, tranquilo, armonioso pero sin orientación dinámica con respecto a los servicios básicos para destacar.

Me acuerdo entre idas y vueltas, llegaba a Gualeguaychú hasta para comprar una manzana, aunque confieso que no soy amante de las frutas.

Me encantó respirar la paz, el aire, la naturaleza, “pero” cosas faltaban, y otras quedaban pendientes para mejorar, como calles intransitables, alumbrado público obsoleto, y si tenía que pagar algunas facturas de impuestos o extraer dinero del cajero del banco, allá iba a Gualeguaychú, ciudad que también amo con toda mi alma…mis raíces mi historia, mi pasado.

Me puse a pensar, vio de esas veces que nos detenemos en el camino a mirar, si a mirar, hoy veo mi futuro en esta bendita tierra de Pueblo General Belgrano, no por lo que otros me puedan dar, es por lo que yo puedo generar para los demás.

Lo que puedo dar, producir, soñar anhelar, estoy pensando en un solo objetivo, y es de seguir trabajando y creciendo acá, si acá aunque todavía falte mucho por hacer, aunque todavía otros no crean en mí, pero sé a dónde voy.

Si me pongo a escribir de lo lindo que está ahora Pueblo Belgrano, sería redundar en un tema que está demostrado, palpado, y que han llegado muchos beneficios para nosotros como sociedad de este otro lado del puente.

La culpa la tiene Palito, es culpable del bienestar de Pueblo Belgrano, las cartas ya fueron tiradas sobre las mesas y el juego comenzó.

Ah pesar del juego de las palabras, ¿quién o quiénes? nos puedan opacar nuestros sueños, no existe fortaleza que pueda detener los pasos de un hombre o una mujer de fé.

Entre otras cosas que vienen a mi mente, recuerdo sin rencores ni odios, cuando se reían de nuestro proyecto, NOVA, jajaja se escuchaban las risas entre dientes apretados llenos de envidias y maldad, la verdad que si no hubiesen existido esas personas jamás hubiéramos progresado y avanzado, gracias muchachos, “hoy estamos”, soñando más que nunca en poder transformarnos en una gran empresa de Comunicación para todos ustedes, hoy estamos más firmes que nunca.

Justamente alguien me pregunto ayer, ¿para qué más sacrificio si ya están informando bien a los lectores?, mi respuesta fue: no vamos a parar de trabajar hasta que generemos más puestos de trabajos.

Ahí está la clave, pensemos cómo generar, producir, aunque no veamos todas las condiciones para el arranque, no esperemos que todo nos caiga del cielo…

La segunda clave: es seguir trabajando y romper con la mentalidad en qué todo el mundo me tienen  que dar, porque lo que aprendí “fue” a comer el pescado pero no a pescarlo.

Se protagonista de tu propia historia, y para que lo tengas en cuenta, no desistas de tus proyectos, porque tendrás una sola oportunidad en tu vida.

¡¡¡Gracias a los que siguen creyendo en nosotros, Feliz domingo!!!


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios