Presión por los salarios: los gremios piden ver a Macri esta semana-Nova

Difunde en las redes

LA PUJA POR LOS INGRESOS.Es para reclamar alguna compensación, tras la negativa del Gobierno a otorgar un bono de fin de año. Apuntarían sobre todo a los jubilados y mejoras en las asignaciones familiares.

Las tres CGT intentarán reunirse esta misma semana con el presidente Mauricio Macri para proponerle una serie de medidas a favor de los trabajadores, en una agudización de las presiones sindicales para que el Gobierno revise su negativa a otorgar cuanto antes un bono o alguna compensación para mitigar el efecto perjudicial de la devaluación en los salarios.

Uno de los impulsores del encuentro es el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, cuyos allegados dejaron trascender que tiene “varias ideas” para sugerirle al Presidente luego de que, como se quejan los gremialistas, el Gobierno favoreciera con sus primeras medidas al campo y la industria. Entre las ideas estarían un aumento de emergencia para los jubilados y el alza de las asignacionesfamiliares.

La idea de Moyano es que a la audiencia con Macri (quien desde el jueves prevé tomarse unos días de descanso) concurra la comisión de 15 dirigentes de las tres CGT que virtualmente tomó el control del sindicalismo peronista desde el viernes, tras haber quedado consagrada en un plenario de secretarios de prácticamente todos los sectores internos, en el que se resolvió avanzar hacia la reunificación.

Altas fuentes oficiales insistieron a Nova que el Gobierno no dará ningún bono ni compensación y destacaron el “gesto” de habereximido al aguinaldo del impuesto a las Ganancias. “Al sindicalismo le dimos la Superintendencia de Servicios de Salud”, recordó la fuente, al aludir a la designación de Luis Scervino, un médico y experto en seguridad social avalado por todos los gremialistas, al frente del organismo que controla los fondos de las obras sociales.

La estrategia oficial para atenuar los reclamos consiste en llamar al diálogo social para mediados de enero con el fin de convencer a los sindicalistas de pactar aumentos moderados en las paritarias y a los empresarios, de retrotraer los precios al 30 de noviembre. Una de las herramientas para seducir al gremialismo será la elevación al Congreso de un proyecto para subir el mínimo no imponible de Ganancias, fijar su actualización automática y cambiar las escalas.

Sin embargo, el fin de semana, Moyano metió más presión: “Espero que en algún momento (Macri) se acuerde de los trabajadores”, dijo por radio. “El Gobierno tomó decisiones muy fuertes y ha sido muy generoso con algunos sectores de la Argentina, como el campo. Espero que también tenga un poco de generosidad con los sectores laborales”, puntualizó.

En las últimas horas quedó en claro que el Gobierno se mantiene firme: el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, confirmó que el bono “no está en la agenda” oficial, mientras que su colega de Hacienda, Alfonso Prat Gay, señaló que responde a una decisión de “cada sector”.

Es cierto que los gremios del sector privado negocian con los empresarios de cada actividad, como es tradicional, el otorgamiento de un bono (los camioneros ya acordaron el pago de $ 5.300), pero los que quedan afuera de cualquier beneficio son los trabajadores estatales, los jubilados y los beneficiarios de planes sociales. “Lo que no tiene en cuenta el Gobierno es que la patronal de los trabajadores del Estado es el Presidente”, advirtió ayer el titular de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, que anticipó que podría decidir hoy medidas de fuerza.

El reclamo también se expresará en la calle: la CTA opositora, distintas organizaciones sociales como la central de trabajadores precarizados (CTEP) y un amplio abanico de fuerzas de izquierda marcharán mañana a la Plaza de Mayo en reclamo de un bono y en contra del “ajuste macrista”.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios