La Paz: cuatro escuelas sin comedores, pero sigue el festival de cargos

Difunde en las redes

La Paz: four schools without dining rooms, but the festival of charges continues.

Por falta de fondos, cientos de alumnos no pueden acceder a un plato de comida en sus escuelas, mientras que, para cumplir compromisos políticos, se siguen inventando designaciones.

Vecinos de La Paz se comunicaron con este Portal para manifestar su enorme indignación por una situación que refleja el malgasto de los recursos públicos en detrimento de los más necesitados.

Sostienen que cientos de alumnos de escuelas públicas no pueden acceder a un plato de comida ya que los comedores escolares están sin funcionamiento por las deudas que se mantienen con los proveedores.

Son cuatro los establecimientos educativos que actualmente no pueden prestar servicio: las nº 1; 2; 9 y 90, aunque la misma situación se daría también en escuelas rurales, lo que suma cientos de chicos.

Según señalan los vecinos, ante los reclamos, las autoridades provinciales argumentan que no hay recursos para saldar las deudas con los proveedores.

Sin embargo, lo indignante es que, a pesar de eso, el festival de creaciones de cargos no se detiene.

De acuerdo con lo que sostienen, esta semana debía definirse el la coordinación de adultos en Bovril.

El inconveniente surgió porque había dos personas que tenían el compromiso político de quedarse con el cargo.

A pesar de eso, la solución no tardó en llegar: a una se la designó coordinadora del centro de adultos de la ciudad de Bóvril y para la otra, se creó el cargo de coordinadora zonal, inexistente hasta la fecha.

Si bien la primera, que sería Silvia Usinger, ya tiene el decreto de designación, para la otra, que sería Silvina Guichard, todavía no estaría listo, aunque el acuerdo político sí se habría resuelto y a la brevedad asumiría.

Así, aunque el gobernador Gustavo Bordet dijo en su discurso ante la Asamblea Legislativa el pasado sábado que el gasto político se redujo en la provincia un 20%, en el caso de la coordinación de adultos de Bovril, el gasto se duplicó.

Debido a los acuerdos políticos, donde antes había un cargo, ahora hay dos, con sus respectivos sueldos y demás.

Si bien la provincia pudo cumplir de manera inmediata y sencilla con la necesidad de dos personas de ocupar cargos públicos, a la fecha todavía hay cientos de niños paceños que esperan poder comer en el comedor escolar.

Una vez más, en la provincia de Entre Ríos ocurre que los fondos públicos para la fiesta del gobierno provincial aparecen, pero para cubrir las necesidades de los más necesitados nunca están.

A partir de este mes, los entrerrianos vieron en las boletas del impuesto inmobiliario un descomunal aumento que, en algunos casos, llegó al 70%.

Se confirma con esta situación en La Paz que la enorme presión tributaria es para que las autoridades provinciales sigan de fiesta, en detrimento de los derechos de los entrerrianos más carenciados.

A eso se suma la preocupación que vienen expresando desde hace tiempo los gremios docentes por “el hambre de nuestros gurises”.

Ya en octubre del año pasado, el secretario general de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) seccional Paraná, Claudio Puntel, en una entrevista con este medio, exigió un aumento de las partidas presupuestarias para los comedores.

También reclamaban desde el gremio que se acondicionaran las cocinas de las escuelas, ya que muchas habían sido clausuradas por Redengas, como así también, que se mejorara el sistema de agua potable en los establecimientos educativos.

Además, Puntel había señalado que el gobierno provincial destina 20 pesos por chico a cada comida, por lo que sostuvo que “los cocineros de las escuelas hacen magia para darles de comer a los gurises”.

Esta situación hoy se ha agravado, al punto tal que en varias escuelas de La Paz directamente están cerrados los comedores, ante la imposibilidad de ofrecerles un plato de comida a los chicos.

Sin embargo, mientras los gurises entrerrianos no pueden concurrir a sus escuelas para comer, la enorme presión tributaria del gobierno provincial hacia los contribuyentes no apunta a resolver esta problemática.

En cambio el aumento de impuestos sirve para costear las creaciones de cargos, como en este caso en La Paz, en el ministerio que conduce Juan José Bahillo y en otras tantas reparticiones provinciales.

Fuente: El Portal de Ricardo David.

Difunde en las redes

Comentarios

comentarios