La designación de Roberto Piaggio en el Hospital presenta incompatibilidad ética y jurídica

Difunde en las redes

The appointment of Roberto Piaggio in the Hospital presents ethical and legal incompatibility.

Luego de la confirmación de Martín Roberto Piaggio como director del Hospital Centenario, desde Juntos por el Cambio manifestaron que su designación presenta “más dudas que certezas”, que el manoseo de nombres para ocupar la jefatura del nosocomio estuvo envuelto “sólo en cuestiones políticas y nunca pensaron en las sanitarias” y que existe “incompatibilidad ética y jurídica” para asumir el cargo.

“No todo puede dar lo mismo. Es vox populi que al intendente Piaggio le dieron la potestad de definir diversos cargos políticos en la ciudad del ámbito provincial y nacional. Pero el Hospital es algo muy serio y de extrema responsabilidad. No todos los cargos debieran ser ocupados por militancia y lealtad. La capacidad y la experiencia debiera ser el primer requisito y se está colocando al frente del hospital más importante del sur entrerriano a alguien que no tiene carrera hospitalaria y que lo haría por seis meses como si fuera un interinato de un equipo de fútbol. Acá está en juego la salud de la población. En plena conmoción mundial por el coronavirus y ni hablar de la epidemia de dengue a nivel nacional, que se ponga a cargo a alguien sin trayectoria hospitalaria es al menos polémico”, destacaron.

“Existen varios elementos que destiñen este nombramiento. Las internas políticas y los egos han impedido un lógico proceso de intercambio de saberes y conocimientos entre quienes dejan la jefatura del nosocomio y los que llegan. Como han marcado varios médicos de trayectoria la transición ha sido lamentable, ya que no hubo tiempo de preparar equipo. Tengamos en cuenta además qué si es por seis meses, cuando empiece a conocer el Hospital se va a tener que ir. Y un interrogante que hasta hoy no tiene respuesta ¿Cómo va a hacer para dirigir semejante maquinaria de la salud pública de modo part time? O sea, dedicándole solamente un rato por día ya que deberá repartirse entre el Hospital y la Secretaría de Desarrollo Social, Ambiente y Salud de la Municipalidad. La desprolijidad y la subestimación de la salud es muy preocupante”, sostuvieron.

“Otra consulta -agregaron- que cabría hacer es como piensan activar las obras del Hospital Bicentenario que hoy siguen a los bostezos. La obra lleva 10 años y marcha camino a emular a Yacyretá que estuvo en construcción 37 años. Ya les sirvió en cinco campañas electorales y faltan años y años, millones y millones para que la obra tenga visos de finalización. Y lo peor es que nadie se hace cargo”, criticaron.

Para Juntos por el Cambio “queda claro que en este caso hay incompatibilidad ética y jurídica. Ética porque no es aceptable que se reúna en una persona tanto poder y responsabilidad, dos cargos que necesitan dedicación plena como los son secretario de Desarrollo Social y director del Hospital. Y jurídica porque el artículo 72º Bis de la Ley Orgánica de los Municipios de Entre Ríos Nº 10.027 reconoce la incompatibilidad -incluye los funcionarios políticos municipales- para desempeñar cualquier cargo político remunerado en los Poderes Ejecutivo o Legislativo de la Nación y/o de la Provincia o en cualquier Municipio, aun cuando renunciara a la percepción de una de las remuneraciones”.

Por último, recordaron que “este mismo Martín Roberto Piaggio que quiere ‘integrar y fortalecer las redes de los efectores municipales y provinciales, trabajando de manera mancomunada’, según sus propias palabras, fue el mismo que no quiso desde la Municipalidad compartir los datos sanitarios a través de la Historia Clínica Digital y se opuso al Consejo Intersectorial de Salud que se proponía desde el Honorable Concejo Deliberante. Está claro que la salud pública no puede ni debe ser presa de contubernios políticos. La situación del Hospital no es la mejor. A pesar que el Hospital del Bicentenario fue inaugurado en dos oportunidades, nunca funcionó como tal. Mientras el Hospital Centenario se ha convertido en un botín para cargos políticos, nadie da respuesta al porqué no cuenta aún en el 2020, por ejemplo, con tomógrafo y resonador magnético. Hoy, a todos los problemas que arrastra, se le suma que la conducción del nosocomio recae en alguien afectado por una incompatibilidad legal -y obviamente ética-. Asimismo, nada se dice del millonario presupuesto asignado y nadie rinde cuentas del mismo. Para colmo de males, y si bien entendemos que la incompatibilidad es clara y no puede ejercer ambas tareas, si desde el oficialismo se desea forzar y malinterpretar la ley, el flamante titular del Hospital ni siquiera ha sido autorizado para ejercer su función paralela por el H.C.D. por lo que todos sus actos son nulos. En definitiva, la Salud Pública de Gualeguaychú adolece de males graves como son la irregularidad, la precariedad y la improvisación”, finalizaron.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios