Mató para quedarse con el negocio narco de su papá barrabrava-Nova

Difunde en las redes

Drogas y muerte en Rosario

Es Alexis Camino, hijo de “Pimpi”, ex líder de la barra de Newell’s asesinado en 2010. Le imputan dos crímenes, pero creen que está involucrado en otros, incluso contra familiares.

Comprendió que la violencia que ejercía desde la barra brava del club le daba poder y lo aprovechó para sumar distintos negocios. La Comisión Directiva de Newell’s, que lo usó para sostenerse largo tiempo sin llamar a elecciones y que de alguna manera también fue su rehén, ya le había concedido -entre otras prebendas- la representación de jugadores y la explotación del estadio cubierto, sede de recitales y eventos deportivos. Pero Roberto “Pimpi” Camino fue por más. Desde la tribuna tejió vínculos para iniciarse en el negocio del narcotráfico. Sus relaciones lo acercaron a la temible banda “Los Monos”, aunque con el tiempo le soltaron la mano.

 

A Camino lo corrieron de la barra cuando Eduardo López, el presidente con el que montaron una sociedad oscura y violenta, cayó por la voluntad de los socios que después de 14 años pudieron volver a elegir una nueva comisión directiva. Era diciembre de 2008 y “Pimpi” nunca pensó que su poder se apagaría rápidamente. En marzo de 2010 lo asesinaron, en una trama en la que se mezclan actores de su oscuro pasado delictivo, fuera y dentro del fútbol.

Alexis Camino es el hijo de “Pimpi” y tiene apenas 20 años. A pesar de su corta edad es un nombre repetido en las crónicas policiales. A mediados de octubre lo detuvo Gendarmería con la colaboración de la Policía de Investigaciones de Santa Fe. Está involucrado en dos causas por homicidio. Su nombre se menciona en otros tres crímenes, uno de ellos ejecutado cuando él tenía apenas 13 años, aunque no hubo pruebas formales para comprometerlo en ellos.

Muchos ven en los pasos de Alexis la determinación por quedarse con los negocios que manejaba su padre. Una decisión que lo llevó a enfrentarse con grupos antagónicos, pero también con sus propios familiares: al muchacho se lo señala como el responsable de distintas atentados a balazos que sufrieron sus tíos, a los que reclamaba una parte del imperio que había montado su padre en el barrio Municipal, en la zona sur de Rosario.

Alexis fue apresado el mes pasado por la muerte de Mariel Griselda Miranda(35). La mujer era integrante del clan Funes, una familia del barrio Tablada que, de acuerdo a la investigación, disputaba el territorio con Camino para extender el negocio narco.

El sector del barrio Municipal donde se levantan los populosos edificios construidos por el Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI) es conocido como “Pimpilandia”, en obvia alusión al poder que supo construir allí “Pimpi”. Alexis se manejaba, hasta su caída, acompañado por un grupo de violentos jóvenes como fieles laderos.

Miranda fue asesinada de dos balazos por dos hombres en moto. Alexis es señalado como el conductor del rodado desde el que se disparó a la mujer, madre de los Funes.

Otra versión indica que de fondo está la disputa por el poder de la barra de Newell’s. “Los Funes quieren matar a Alexis porque matar a un Camino les daría el poder para tener un lugar de peso dentro de la barra. No saben que a Alexis no le interesa ese lugar”, indican los allegados al hijo de “Pimpi”. La hinchada “leprosa” es hoy un complejo entramado integrado, entre otros, por personas cercanas a Ariel “Guille” Cantero, líder de “Los Monos”, y un sector que respondía en el pasado a “Pimpi”.

En el círculo más cercano del joven insisten en que tiene un lavadero de autos, que su esposa está embarazada y enferma y que no quiere involucrarse en ningún ilícito. Sus detractores marcan lo contrario: plantean que está dispuesto a todo para quedarse con los negocios de su padre. Después de que fuera apresado los ataques sangrientos no se detuvieron en “Pimpilandia”. A fines de octubre fue asesinado un joven de 34 años relacionado con la barra de Newell’s.

Además de la muerte de Mariel Miranda, Alexis fue hallado culpable en otro crimen, el de Claudio Ruiz, un hombre de lejano parentesco con los Camino al que acribillaron de 12 disparos en la espalda y la cabeza, en abril de 2012. Camino tenía apenas 16 años y el fallo condenatorio, ratificado en segunda instancia, fue apelado una vez más por la defensa y se encuentra para su tratamiento en la Corte Suprema santafesina.

El ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich definió tras la detención de Alexis que la familia Camino vive una “delicada situación luego de la muerte de Roberto” y que al parecer “su hijo habría querido pasar a manejar los negocios ilícitos que mantenía su padre, situación que no fue bien recibida por los hermanos del difunto”. También menciona las disputa con los Funes, “con quienes se encuentran enemistados por el liderazgo territorial y económico”.

La causa es un chiste. No es seria. Es una falta de respeto que eso se lleve a audiencia. El apellido Camino es mala palabra. Cualquiera que venga y lo acuse tiene un resultado favorable. Demonizan al cliente y no miran la prueba”, le dijo el abogado Marcos Cella a Clarín sobre la acusación contra Alexis, su defendido. El joven fue alojado en Coronda. La Justicia lo imputó por el crimen y le dictó la prisión preventiva sin plazos. Su poder y el temor que su apellido genera sigue presente en el barrio Municipal.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios