“La maté porque me ignoraba”, confesó el capataz detenido por el crimen de una chica en una estancia-Nova

Difunde en las redes

En Carlos Casares.

 

 

La chica, de 18 años, estaba desaparecida desde el sábado. Su cuerpo apareció golpeado y presentaba signos de violación. 

 

Horas después de que Mariana Colman, la joven de 18 años que estaba desaparecida desde el sábado, fuera encontrada asesinada y con signos de haber sido violada, el único detenido por el crimen se quebró. “La maté porque me ignoraba”, confesó ante la Policía el hombre, un capataz de la estancia de Carlos Casares donde la chica trabajaba. 

El detenido, de 35 años, admitió ser el autor del crimen ante los agentes de la Coordinación de Investigaciones de Trenque Lauquen. De todos modos, su confesión no tiene validez judicial, por lo que los investigadores esperan que la repita ante el fiscal de la causa, Juan Martín Garriz.

El sospechoso había sido demorado anoche, poco después de que la Policía hallara el cuerpo de Mariana durante un rastrillaje realizado en la estancia “El broquel” de Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires. Y esta mañana quedó formalmente detenido y acusado del delito de “homicidio calificado”.

A Mariana Colman la habían visto por última vez el sábado pasado en la estancia. Allí, la chica vivía con su familia y trabajaba en el tambo. 

Cerca de las 19 de ayer, efectivos de la Policía y bomberos realizaron un rastrillaje en el campo y encontraron su cuerpo. Estaba en un pozo, oculto entre los pastizales y lo habían tapado con chapas y bidones.

Si bien todavía se esperan los resultados de la autopsia, trascendió que  la chica fue encontrada semidesnuda, golpeada y degollada y con signos de haber sido violada.

Así lo confirmó la hermana de Mariana, Gabriela Colman, en su perfil de Facebook. “Sin piedad, como puede matar a una persona. La mataron con crueldad. Le rompieron la mandíbula, muchos golpes en la cabeza, violada, semi desnuda y desgoyada (Sic) de punta a punta como perro tirada a un pozo tapada con pasto y bidones”, publicó esta mañana.

Mariana había desaparecido el sábado 30 de enero cuando terminó de trabajar en el tambo. Su madre, Analía, contó a un canal que la chica solía irse sin avisar, pero que al cabo de unos días llamaba por teléfono a sus hermanas y les decía donde estaba.

“Pero esta vez pasó mucho tiempo (sin que se comunicara) y el martes se hizo la denuncia sobre su desaparición”, explicó la mujer.

Así fue que ayer se realizaron varios rastrillajes en el campo y se encontró su cadáver.

{fcomment}


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios