Miles de personas disfrutaron el eclipse de sol anular en el país-Nova

Difunde en las redes

El eclipse duró poco más de 150 minutos y tuvo su máxima expresión, conocida como “fase anular”, cuando por 54 segundos la Luna “tapó” al Sol.

 

El eclipse se observó en su mayor plenitud en esa localidad de la Patagonia, de poco más de un millar de habitantes, debido a que está situada en la “franja de máxima”, como se llama a la zona en la que mejor se podía ver este fenómeno astronómico, aunque también pudo presenciarse, en forma parcial, en el resto del país.

También se lo pudo ver en Chile, Uruguay, Paraguay, parte del sur de Brasil, gran parte de Bolivia y sur de Perú, un sector de la Antártida, el este de los océanos Pacífico y Atlántico, además de en gran parte del continente africano.

La fase anular del eclipse, en la que se produce el llamado “anillo de fuego”, estuvo precedida por dos minutos de silencio a pedido del astrónomo Pedro Saizar, quien fue relatando los pasos del fenómeno y exhortó a los presentes a que “piensen en sus ancestros, que habrán visto episodios como estos que hoy podemos valorar y explicar gracias al avance de la ciencia”.

“Este es un fenómeno muy interesante y apasionante para nosotros porque el eclipse anular, que viene de la palabra anillo, es cuando la luna llega a ocultar por completo al sol dejando ese anillo de sol por fuera del disco, lo que resulta muy llamativo”, explicó Saizar a esta agncia.

Tanto a Camarones como a la pequeña localidad de Facundo, en el centro-sur de la provincia de Chubut -que también estuvo en la “franja de máxima”, llegaron cientos de aficionados a la astronomía desde Alemania, Estados Unidos, España, Canadá, Italia, Rusia y de países asiáticos.

La intendente de Camarones, Claudia Loyola, señaló a los medios que “todas las camas disponibles en hoteles, cabañas y residenciales quedaron cubiertas, al igual que el camping que se llenó, y sabemos de gente que llegó el sábado por la tarde y pernoctó en sus vehículos particulares para ver en el lugar este fenómeno”.

 

“El eclipse anular, que viene de la palabra anillo, es cuando la luna llega a ocultar por completo al sol dejando ese anillo de sol por fuera del disco, lo que resulta muy llamativo”

PEDRO SAIZAR, ASTRÓNOMO.
 
“Hace unos meses que se trabajaba para este evento mediante encuentros científicos, con la idea de cambiar la mirada sobre nuestro entorno”, señaló la secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación de Chubut, Noelia Corvalán Carro.

“Los patagónicos tenemos que aprender a valorar nuestro cielo y generar conciencia sobre una forma de turismo que nos traerá muchas satisfacciones”, apuntó.

La observación se vio favorecida además por las condiciones meteorológicas de la jornada, que sólo en algunos tramos se vio afectada por la nubosidad. Los anteojos protectores permitieron ver el fenómeno en toda su plenitud.
No faltaron los vendedores ocasionales de lentes: “No vamos a volver a vivir algo así hasta dentro de mucho tiempo, y uno no sabe cómo estará en ese entonces”, dijo Cacho, un vecino que compró varios pares por las dudas.

Los lugareños apelaron incluso a utilizar máscaras de soldadores para observar el Sol mientras era tapado por la Luna, siguiendo las directivas de los especialistas que recomendaron tomar “todas las precauciones para evitar la exposición de rayos ultravioletas, que pueden causar ceguera”.
“Fue un espectáculo precioso. Lo miramos con mucho cuidado porque sabíamos que hace mal a la vista. Quisimos quedarnos a dormir, pero tendremos que volver en el día porque ya no quedan habitaciones en los hoteles”, contó Adriana, una vecina de Trelew que viajó a Camarones para ver el fenómeno con su familia.

La primera fase, llamada de “introducción”, que ocurre cuando la sombra de la Luna empieza a proyectarse en el sol, empezó a las 9.27 horas y el fenómeno concluyó a las 12.01.
 
{fcomment}

 

 

 


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios