Médicos argentinos separan con éxito a bebés siameses “fusionados por la pelvis”

Difunde en las redes

Argentine doctors successfully separate Siamese babies “fused by the pelvis”.

Los bebés estaban unidos por los genitales y los aparatos digestivo y urinario. Los médicos lograron separarlos a través de una intervención de alta complejidad realizada en la Fundación Hospitalaria del barrio porteño de Saavedra.

Por primera vez en el país, dos gemelos siameses unidos por la zona de la pelvis fueron separados exitosamente a través de una intervención quirúrgica de alta complejidad que duró 9 horas y contó con 44 profesionales, además de largos meses de preparación coordinada entre los médicos y la familia. A un mes de la operación, los niños están en su casa, independientes uno del otro, jugando y riendo.

Al enterarse de su embarazo de tres meses, la alegría de Evelyn y Jonatan Figueroa fue total. Sin embargo, la primera ecografía obstétrica reveló que iban a ser padres de gemelos siameses fusionados por la pelvis, lo que convirtió el proceso en una lucha por la supervivencia de sus hijos.

Comenzaron a asistir a la Fundación Hospitalaria luego de que los mandara la obra social por tratarse de un embarazo de alto riesgo. Allí un equipo interdisciplinario de médicos y psicólogos asistió a la familia para impedir un parto prematuro que fuera incompatible con la vida de los bebés.

Para evitar esto, cuando llevaba 22 de semanas de embarazo, le colocaron un dispositivo intravaginal llamado “pesario de Arabin”, que permitió que Gianluca y Santino nazcan por cesárea el 20 de septiembre de 2018, con unos 1,8 kilos cada uno. No presentaron complicaciones y respiraron por sus propios medios, aunque compartían los genitales y los aparatos digestivos y urinarios.

La cirugía llevó muchos meses de planificación y espera para que los chicos crecieran y maduraran lo máximo posible. Como parte de ese proceso, desde el primer día, los médicos les practicaron un ostoma, esto es una abertura con la que pudieron derivar su contenido intestinal y evitar futuras complicaciones.

El 22 de junio fue el día: los especialistas separaron los aparatos digestivos y urinarios pero con la intención de conservar los músculos, respetar la anatomía y restituir cada una de las zonas afectadas. Se trató de una intervención de alta complejidad, que duró 9 horas.

Gianluca y Santino estuvieron internados 10 días luego de la cirugía. Si bien queda por realizarles algunas intervenciones más para finalizar la reconstrucción del aparato digestivo y urogenital, los bebés están sanos, en casa, separados, lo que les permite desarrollar una vida normal como la de cualquier otro niño.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios