Hallan residuos de medicamentos en peces del río Uruguay

Difunde en las redes

They find drug residues in fish from the Uruguay River.

Detectaron restos de 16 fármacos en dorados, sábalos y bogas.

Científicos del Conicet analizaron restos de dorados, sábalos y bogas del río Uruguay y detectaron restos de 16 drogas, especialmente asociadas con la epilepsia y afecciones cardíacas.

En trabajos previos, investigadores del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM, Conicet-UNLP) ya habían reportado la presencia de ciertas drogas farmacéuticas en líquidos cloacales y cuerpos de agua receptores de esos desechos. El paso siguiente fue buscarlas en los organismos que viven en esos ambientes, particularmente en el río Uruguay, que nace en el sur de Brasil y desemboca en el Río de La Plata. Las especies elegidas fueron tres de consumo humano: dorado, sábalo y boga. Los resultados mostraron que en los tejidos analizados se detectaron 16 fármacos. La novedad se acaba de publicar en la revista Environmental Pollution.

Los compuestos hallados con mayor frecuencia fueron dos: carbamazepina, una droga anticonvulsiva utilizada especialmente contra la epilepsia y el trastorno bipolar; y atenolol, indicado para tratar la hipertensión arterial y controlar el riesgo cardíaco.

Resultados inesperados.

“Fue una sorpresa, ya que nuestra hipótesis inicial era que principalmente encontraríamos rastros de los fármacos más comúnmente prescriptos como los antiinflamatorios diclofenac e ibuprofeno. Por el contrario, estos casi no aparecieron”, cuenta Pedro Carriquiriborde, uno de los autores del trabajo.

Un aspecto positivo de los resultados es que las drogas más frecuentes -algunas estaban presentes casi en el 100 por ciento de los ejemplares estudiados- aparecieron en concentraciones bajas mientras que, a la inversa, aquellas halladas en mayor densidad (entre ellas, un diurético, un analgésico y un medicamento psiquiátrico) se encontraron en menos de la mitad de los peces.

“Es decir que afortunadamente no encontramos la combinación más riesgosa de todas, que era la de tener cantidades grandes en la mayoría de las muestras. De hecho, en ninguno de los casos vimos superados los niveles de ingesta diaria admisible (IDA) de acuerdo con recomendaciones internacionales”, concluye Carriquiriborde.


Difunde en las redes

Comentarios

comentarios